miércoles, 20 de octubre de 2021

Chito #Inktober 20

Yo yera un follet que viviba tranquilo, en la ribera d’a Uerva. Como tantos atros folletz, me feba goyo de tener lo mio chardinet bien cudiau. Cada vegada que veyeba un chito que surtiba de tierra me feba bien contento y empecipiaba a furnir-le de tot lo que aprecisase. Sobre tot, buenas parolas, que asinas ye como medran millor las plantas. Me bambiaba por tot d’a mía chicota selva, a on que heba invertiu horas arrienda, y que yera envidiada, tot cal decir-lo, por buena parte d’o mío vecindau, que se feba uellos con las mías estrucias botanicas.

Dica aquell anyo.

Pa primavera un d’ixos chitos que tantas alegrías me feba acucutó en un cabo d’o chardinet. Yera d’un verde repoliu, muit claret, quasi blanquinyoso, y por cada día medraba con firme rasmia. Dende lo primer minuto le parlé, como le parlaba a todas las mías plantas. Le recontaba cuentos, le daba las noticias d’o día, le explicaba a qui iba a tener de vecins y le cantaba las mías cancions favoritas. Bell día dimpués lo chito prenió forma. Teneba, por primer vegada en lo mío chardín, y en qualsequier d’os que conoixeba yo en ixa parte d’a Uerva, una planta carnivora. Con ixa mena de dients que pareixen filos, y la color rosa magoría d’a boca que fan ganas de laminar-la. A escape paré cuenta de que m’heba saliu una planta charrina. A la edat que la resta quasi ni tartiban, la mía planta carnivora ya deciba las suyas primeras parolas. Basicament, nombre d’insectos - mosquito, chiboso, mosca, forniga - y lo que les aguardaba: “minchar, trusquir, dicherir”. Yera muit elemental. Atras plantas que heba teniu, tot y que heban tardau mas a prencipiar a charrutiar, l’heban feito d’una manera mas artistica; con un soneto, un microrrelato, u lo menos un monologo d’ixos que tant de moda estioron fa anyos.

Sisquiá s’hese quedau con ixe radiu repertorio lexico. Quan empecipió a fer frases mas complexas, de feito, ye quan empecipioron los problemas y descubrié que la mía nueva planta, toda bonica ella, yera en realidat un catenazo. No feba que charrar y charrar. “Hue he cazau un mosquito”, me deciba, y contino veniba toda una explicación de cómo volaba lo mosquito, de si se posó d’ista u d’atra traza sobre ella, de cómo heba zarrau las suyas fuellas agarrapizando a l’insecto, d’o bien que sabeba y asinas-asinas. No s’escusaba ni un detalle de tot lo proceso. En primeras feba como si m’intresase. Por educación que tien uno. Por cada día me costaba mas. Heba de fer un poder realment gran pa no decir-le que se callase un poquet, que disfrutase d’ixe luxo que ye lo silencio y que tantas mosicas amaga.

¿Creyetz que no podeba estar pior? Tos entivocatz. Malas que s’enteró de que yo yera vegano, no deixaba de dar-me ferrete con lo suyo caracter carnivoro. “No sabes lo que te pierdes. Iste maitín m’he minchau un mosquito que yera de pistón. Te va a faltar proteína.” Asinas terne que terne. En enterar-se de que la resta de plantas tampoco no minchaba carne, empecipió a faltar-les. Les deciba que yeran unas minchasols, que s’iban a quedar arguelladas, que asinas cómo iban a medrar. Ya dimpués opinaba de tot. Que si ixe pato se le heba mirau mal, que si un día s’iba a minchar a un humán, que pleve poco, que pleve masa. Nos teneba a totz aturmentaus. Creyó un pozo fosco a lo suyo redol. Las plantas, contra mas cerca yera d’a carnivora, pior creixeban. ¿Cómo iban a medrar?

Un día, desesperau y a pocas de prener la dificil y horrible decisión de quitar-la de tierra, charrín-charrand con un vecín, me proposoron una solución: plantar-le tabaco cerca. Las plantas de tabaco, me dició, son tamién bien cansas. No deixan de charrar que pa tusir. Asinas, s’estarán tot lo día de capazo entre ellas y no tos darán mal a la resta, me dicioron.

Por prebar no perdeba cosa. Planté la simient d’o tabaco. La tierra d’o mio chardín ye bien rica y la tiengo cudiada de firme, asinas que no tardó mica a amaneixer lo primer chito. Antes tusió que charró, pero quan empecipió a fer-lo, tot fue pior. Carni, como s’heba baltizau la planta y Fumi, como baltizó a la nueva, se foteban tot lo día charrando entre ellas, pero de vez, animando-se a faltar a la resta. “Qué mal medras. Se te va a minchar un cuco, Tu, exotica, a veyer si vas a tapar-nos lo sol”. Agora en cuenta d’un problema en teneba dos.

Beluna debió pensar ixo de que si no puetz con l’enemigo, une-te-ie y pocos días dimpués la morfuga que Carni y Fumi heban creyau se trasmitió a unas margaritas, y a unas chicorias dimpués. Qui no entraba en ixa dinamica, se quedaba pansideta, caricacha, buscando tornar-se-ne ta tierra sin prebar de pillar la parte de sol que le tocaba. Lo chardín mío, antes mas envidiau por tot follet d’a ribera, yera agora un espanto de faltadas, de plantas farutes chilando sanseladas que, por cada día, las deciban mas bordes y mas altas.

Nunca no pensé que habría de prener ista decisión. En las decadas que levo tenendo chardín, nunca no heba muerto una planta. Hue, Carni y Fumi, serán desenradigadas, y sisquiá no haiga de seguir con tantas atras que s’han uniu a la causa de malmeter un puesto tant rebonico como yera. Ixo sí que me penaría de tot. Asinas que paratz cuenta con las plantas carnivoras que tos chiten en lo chardín. A la primer fatera que digan, estixeras. 

martes, 19 de octubre de 2021

Bucle #Inktober 19

Greta saludó a lo detector de personal. Entraba en la botiga un día mas a la mesma hora. Saludaba a Raúl, qui le daba lo relevo un día mas a la mesma hora. Le explicaba las fayenas por fer. Las mesmas día sin atro. Y empecipiaba lo suyo aburriu turno.

Por cada día se le feba mas duro, mas canso. Ya levaba masa tiempo en Spathings, feriando cataticos a toda la galaxia. En los primers tiempos, quan la achustoron, tot yera nuevo, ilusionant. Descubriba terne que terne nuevos dispositivos, de mal trobar en los planetas que heba viviu antes, con utilidatz que nian heba esmachinau. Los exploradors, la sección d'a interpresa que viachaba de mundo en mundo mirando nuevas – y viellas pero desconoixidas – tecnolochías, le recontaban historias apasionants. Pero agora, dimpués de tantos anyos, tot lo que teneba en la botiga le pareixeba zarrios. Cosa no le sorprendeba. Entraba, vendeba, mercaba, controlaba las comandas, atendeba a los alpacers que nunca no gastaban ni un credito, avisaba a los ladrons de que les yera veyendo antes de clamar a las autoridatz, feba caixa y marchaba ta casa.

Remeraba, totz los días, ixa viella canción clasica d'a Tierra. Charraba d'a rutina y los treballos. ¡Te agachas, lo abres, lo pones y pom! deciba la letra, escrita en un dialecto muerto feba sieglos. “Fe-te un firiulano totz los maitins y veyerás la vida d'atra manera”, le deciba siempre Raúl quan la veyeba tant caricacha en lo cambio de turno. “Yo lo foi y ya me veyes”, y exacheraba lo riso patantón que siempre feba.

No bi heba guaire fayena quan ixe client entró. Yera un humán normal, d'un planeta bien terraformau a on que no heban patiu las mutacions d'atros puestos. Se le veyeba sano, altero, con presencia. Portiaba un gambeto largo y, sobre los huembros carriaba una mochila d'esporte.

- ¿Mercar u vender? - preguntó Greta si nian saludar, como teneba de costumbre dende feba tiempo.

- Vender – respondió con una voz grau y agradable.

Quitó d'a mochila un aparato no guaire mas gran que la suya man. Lo deixó, con cudiau, sobre la bancada. Greta fació uellos. Por primer vegada en muito tiempo teneba debant d'ella qualcosa que no conoixeba. La curiosidat que siempre heba teniu y que en zagueras remaniba castigada en bell cantón fosco d'a suya personalidat, fació tranya, invadindo cada celula d'o suyo cuerpo.

- ¿Qué ye isto?

- Un trencabucles. Se me fa raro que en un puesto tant prestichioso como Spathings no lo conoixcatz – respondió somarda lo client.

- Pues no, no podemos estar en tot, pero a fe que lo tiengo en lo catalogo, asinas que no te creigas que me puetz trapaciar – mintió – Cuenta-me, ¿pa qué vale y por quanto lo quiers vender?

- Un trencabucles, como ya puetz entrefilar-te, vale pa trencar bucles temporals. Si atendietz un poquet en las clases de Quantica d'a escuela ya sabrás que i hai chent que, de cabo ta quan, se queda entrascada en un bulce temporal que ha de repetir terne que terne. Ye un fenomeno prou común en seguntes qué zonas d'a galaxia. Puet estar de bella hora, d'un día, una semana, u mesmo de toda una vida. Gosa estar un infierno y son de muit mal trencar. Ista maravilla fa que se trenque lo bucle y la persona que lo ye patindo pueda salir-ne.

Lo tornó a agafar y lo devantó en l'aire.

- Y mira-te, tien totz los controls en perfecto estau. Tasament s'ha feito servir una decena de vegadas. Funciona de pistón. Fabricación buena. Los millors materials.

- ¿Quanto quiers? - preguntó entre que lo suyo tozuel empecipiaba a establir la estratechia de negociación si lo client deciba un pre masa alto.

- Setanta mil creditos.

Ixo yera una estrena, se pensó. Tot y que no servise pa guaire, nomás por coleccionismo, podría enguerar-lo a bell friki galactico con sindrome de Diogenes. Con tot y con ixo recatió. No guaire, no quereba perder lo tiempo encara que no tenese cosa a fer con ell.

- ¡Au va! No n'i hai guaires, como iste, y sé que lo puetz vender facil por mesmo doscientos mil creditos.

- Ya sabes, porque tu mesmo me l'has dito, que por ista parte no i hai guaire chent en entrascada en bucles temporals. ¿Sabes quanto tiempo lo habré de tener en l'almagacén, si ye que nunca en sale?

- Anunciatz-lo. Veyeretz como lo vendetz de camín.

- Ixo ye mas cauquerré. Te puedo dar cinquanta mil como muito.

Lo trencabucles acabó cambiando de mans. Lo client comprebó que los diners s'heban transferiu correctament y se despidió amablement de Greta.

- Torna si quiers fer mas negocios – le dició entre que saliba, como le heban amostrau a decir en lo curset de formación.

Se'n fue ta l'almagacén. Un d'ixos espacios paradoxicos que yeran mas grans por adintro que no por difuera. Yera lo cutiano en todas la botigas Spathings, una tecnolochía no guaire conoixida que les feba firme honra pa poder amuntonar tanto catatico.

Enchegó lo trencabucles. Pa fer-le la ficha d'entrada heba de prebar si funcionaba bien. Fació lucetas bell segundo y se quedó en modo d'aspera. Toquitió bell botón, sin saber pa que serviba. En primeras tot pareixeba en orden. No teneba manual ni ideya de cómo de conseguir-ne un. Si ixe obchecto hese figurau en la base de datos d'a interpresa l'hese sabiu. Activó una palanqueta chiqueta y un flash iluminó la sala entera por un segundo, eslucernando-la. Tardó quasi un minuto en tornar a veyer-ie. “Rai, le'n deixo a lo departamento d'investigación que endevine como funciona lo zarrio iste si ye que de verdat funciona. Y si no, igual me tiene. ¿Qué pueden fer? ¿Fer-me fuera?”, pensaba entre que lo ficaba en una caixeta y lo catalogaba.

La resta d'o día estió como totz los días d'a suya vida dende feba anyos. Vendió, mercó, controló las comandas, atendió a los alparcers que nunca no gastaban ni un credito, avisó a los ladrons, fació caixa y marchó ta casa. A l'atro día Raúl le asperaba con lo cenyo d'haber-se preso un firiulano de mas.

- Harión ye aquí, Greta. Ye veniu a charrar con tu

“¿Qué querrá iste agora? Aspero que no siga por lo trencabucles. Cinquanta y cinco mil creditos puedo conseguir por ell. De perdas no en tendremos. Lo mío chefe no me puet decir res.”

Entró en la sala de reunions, a on que le aguardaba aquell chonflo y baixet executivo. Portiaba l'uniforme d'a interpresa, como siempre, con lo logo mas gran d'o normal pa deixar claro la suya posición adintro d'ella. No feba mala cara asinas que Greta se relaxó. Harión yera un chefe exichent, sí, pero simple como un chuguete de fusta. La suya cara avisaba siempre d'o que veniba a decir. Sin dubda trayeba buenas noticias, pero no sabeba si pa ell u pa ella. Totz dos se posoron y lo chefe prenió la parola.

- Hemos analisau la tuya solicitut, Greta. Ya nos sincusarás por haber tardau tantismo a fer-lo, pero en zagueras hemos estau bien aqueferaus, ya lo sabes. Lo contracto pa limpiar la orbita de Gradote nos ha levau a-saber-la fayena.

Greta ni remeraba de qué le yeran charrando. ¿Qué solicitut?

- Hemos decidiu que sí

“¿Que sí a qué?” se preguntaba entre que Harión se devantaba solemne d'a silla y le tendeba la man,

- Manyana mesmo te puetz incorporar a lo cuerpo d'exploración, como nos demandés. Si aprecisas tiempo pa zarrar cosas en lo planeta, te podemos deixar bells días y t'anyadiremos en belatro viache. Igual tiene. Ya sabes que en salen todas las semanas.

Greta no remeraba haber feito la solicitut. U talment sí. Talment en bell día d'ixos aburrius, mirando-se lo boletín interno d'a interpresa, heba empliu bell formulario. ¿Qué importaba? ¡Iba a fer-se exploradora! Saldría d'o sistema, veyería galaxia, trobaría nuevas civilizacions y cataticos. S'acabó “Te agachas, lo abres, lo pones y pom!”.

Efectivament, s'heba trencau lo bucle.

Iste relato ye parte d'a serie Spathings, inedita a día de hue, feito de propio pa l'Inktober 2021. 













O zaguer chilo V. Tierra de barrenaus 8x03

Quan lo prochecto de "A nuestra canta en aragonés" empecipió nunca no hese esmachinau que hue escribiría iste post ni que faría un programa asinas. Quan O zaguer chilo publicó la suya primer replega de 20 cancions en aragonés, tampoco no m'hese entrefilau que arribaría con tant buenisma salut a la suya cinquena edición. ¡Qué contento me foi d'haber-me entivocau! Y asinas, tiengo entre las mías mans un disco que replega vinte nuevos temas de vinte bandas aragonesas que han quiesto colaborar con iste prochecto de l'Asociación Cultural Nogara y Delicias Discográficas.

Cherardo, la persona que i hai dezaga d'ista y de tantas atras buenismas iniciativas, torna t'o programa pa charrar-nos-ne. Contamos tamién con la presencia de Tamara. Totz tres podiemos estar en lo concierto presentación que se fació lo pasau día 9 en la Plaza de Sant Bruno, adintro d'a programación d'a "Semana Cultural" de Pilars. Habría de correchir-me y decir que estiemos chunto a lo concierto, ya que estiemos d'ixas tantismas personas que se quedoron sin entrada, acucutando por dencima d'o cletau la parrafiquera de sillas vuedas que bi heba adintro. Tot fruito d'un zancocho de no-fiestas provocau por la inoperancia d'un equipo de gubierno municipal que no sabió organizar qualcosa que no yera de tant dificil fer. Conciertos pandemicos, con silllas, organizaus por concellos, bi'n ha habiu a trompicuesco (aquí tos ne charro d'uno de fa mas d'un anyo) y s'han sabiu fer en orden, sin periglo, de baldes y sin deixar a dengún difuera. 

Con tot y con ixo, aproveitemos pa chuntar-nos buena cosa d'amigas de l'aragonés, arredol d'ixe cletau, y compartir charrazos y alparceyos entre que bailabanos la mosica d'a buena chent que adintro aportaba lo suyo arte a la luita por mantener viva la luenga aragonesa. Alto d'o scenario, presentaus por las granizas Silvia y Cachito, pasoron muitas d'as mosicas y mosicos con mas talento d'o país. 

En lo programa tos recontamos qué te puetz trobar en un disco que, una vegada mas, arrocla a artistas de toda mena y que vien con un disenyo impresionant de Eva Cortés. ¡Merca-te-lo en Nogara y ninvia-nos un mensache contando-nos qual ye la tuya canción favorita!.

Programa #110

lunes, 18 de octubre de 2021

Luna #Inktober 18

La segunda pandemia nos pilló prevenius. Tasament heba pasau un anyo dende que la pasa d'a covid s'heda declarau rematada asinas que tenebanos bien fresco lo que caleba fer. Distancia, limpieza, prevención, hichiene... tot ixo. La economía patió muito menos que en la primera. Mesmo consiguiemos bell abance. Ya pareixeba que s'iba a socializar las interpresas d'enerchía, la sanidat y belatra cosa, quan arribó la siguient.

La tercera, la d'as zombis, estió pan d'atro furno. Pa ixo no yeranos mica prestos. Belún se sabeba de corazón todas las cintas de Romero y los comics de Robert Kirkman. No les valió pa cosa. A la fin pareixe que no en teneban ni ideya. Istos zombis yeran bien motivaus y, por muito que les trucasemos en lo tozuel, les ne tallasenos u les clavasenos lo que fuese, a qui ye bien motivau no l'atura un astralazo. Asinas que la invasión extraterrestre nos fació honra.

Fueron primero a por los zombis. Yeran muitos mas, mas periglosos, mas ixemenaus y, como tos he dito, con una motivación admirable. Pa alavez, d'humans quedaríanos como la metat. Bi heba zonas enteras d'o planeta a on que no viviba que calavres patantoniadors. Los acotoloron de tot por nusatros. N'i heba qui deciba “¿veyetz como sí que se podeba?” como si los extraterrestres no tenesen a man una tecnolochía que nusatros nian i soniabanos. A ixe le fotebanos tiro por bocatoba. Los bocatobas tamién s'acotoloron en ixos anyos. No los trobó a faltar dengún.

Los extraterrestres no yeran mala chent. Ye verdat que, dimpués d'acotolar los zombis, nos esclavizoron. Podrían haber-nos muerto a totz tamién, pero pareixe que yeranos buena – y adomada – mano d'obra. Nos teneban fendo fayenas dolentas, no guaire agradables. Y con tot y con ixo tenebanos millor horario que antes d'as pasas. Pocos días febanos mas de seis horas. La resta d'o tiempo nos podebanos gronxiar con las collas de mosica y teatro que organizabanos en los ratos libres.

Veteme que los nuestros extraterrestres yeran bella mena de hippies espacials. Una cooperativa de producción de carne que nos cudiaba tantismo porque quereban conseguir lo certificau ecolochico galactico. “Humans felices criaus en libertat” meteba en los contenedors dende a on que salioron los primers cientos de mils de companyers d'especie enta lo suyo planeta d'orichen. Nos aconhortemos. A la fin no yera tant mal negocio. Los anyos que nos permitiban vivir yeranos bien cudiaus, y dimpués te mataban en un petén, sin patir guaire.

L'anglucia les podió y vendioron lo planeta a una multigalaxial. A escape yeranos totz en cubils estreitos d'a on que no nos podebanos cantiar. Nomás minchabanos pa enreciar-nos y estar mas gustosos. Se sentiba por tot chilos de desesperación. Muitos perdioron lo tozuel en ixos días. Bi habió bella prebatina de rebelión que acabó malament, con buena fricasera. Parte d'a producción se la levoron t'a luna, previament terraformada en un tres y no res. Y alavez, como un miraglo, como la respuesta a los rezos de no dengún, porque mesmo lo mas chuntamanetas heba perdiu la fe, plegó la cinquena pasa. Unatro virus. Talment una variant d'a covid-19, talment una d'a esla-24, que me sé yo. Nos teneba igual. A los humans nos provocaba bell par de días de zurrera, pero a los extraterrestres los mataba de camín. Igual como en La guerra d'os mundos de H.G. Wells. Ell sí que sabeba veyer lo futuro.

Dimpués se fació lectura obligatoria en las nuevas escuelas humanas. Sobreviviemos a tot y reconstruyiemos las nuestras sociedatz. Mirabanos de no cometer viellas errors y nos quedaba muito a fer, pero yera bien optimista. ¿Qué mas podría pasar-nos? Iste maitín me desayunaba mirando-me la mar, con la taza en la man, saboriando un café como no heba tastau habe tiempo. Las gaviotas esvolastriaban u miraban birolla por l'arena. Tot yera perfecto. Y alavez, la luna esclató.

domingo, 17 de octubre de 2021

Tambonazo #Inktober 17

Lo parachoques yera por tierra, a l'atro canto de l'auto. Ell yera posau en un recatillo, rodiau d'os chiquetz trozos de cristal d'as finestretas crebadas. Tot lo morro heba quedau escachau por lo tambonazo. Lo suyo auto nuevo. La brilosa napa de pintura azul metalizau yera agora traviesada por ringleras d'un fiero gris que revelaba la verdadera color d'o material con que yera construyiu. Las luces d'a policía se i reflexaban, manimenos, fendo un espectaclo de luces en lo preto d'a nueit zaragozana. ¿Quánto le costaría la reparación? ¿Podrían apanyar-lo? Tasament teneba dos meses y ya le furtaban lo placer de guiar ixa maquinaza, ixe concieto que por una vegada en la vida s'heba permitiu. Heba habiu de demandar buen credito y s'heba escusau lo seguro a tot risgo porque no le plegaba. “No i hai millor conductor que yo. Si me foi bell ixarringlazo, que cal que no, ya lo iré pagando quan pueda” se pensó.

L'ambulancia ya heba plegau. Certificoron la muerte d'o ciclista. Yera cabolioso que no teneban res a fer. Lo taporon con una d'ixas mantas de color dorada que amaneixeban en las pelis americanas. Dica alavez creyeba que yeran cosa d'o cine nomás, que en la vida real no se feban servir. Prebó de sentir la mesma pena que teneban los enfermers, pero no podeba. En que prebaba de pensar en lo muerto, la ment suya se'n iba ta l'auto. Ta ixe morro escachau y l'arreglo que sería imposible sin haber de demandar que le ixamplasen lo credito. ¿D'a on conseguiría las perras? Miró de tornar t'o calavre. Quereba sentir-se responsable. Los enfermers yeran bien afectaus, tot y estar feitos a trobar-se muertos y ferius y toda mena de desenfins y desgracias. ¿U talment ya sabeban fer a momenaza, fer veyer que les importaba muito lo suyo pacient entre que por adintro repasaban la lista d'a compra u los mandaus que heban de fer en rematar lo turno?

Debeba d'estar ixo. Ell yera una persona sensible. Con muller, un fillo y un can que enamoraba a tot qui lo veyeba. Un retriever rebonico con qui asperaba fer a-saber-los viaches en ixe auto que agora tardaría a tornar a funcionar si ye que nunca lo feba. Paró cuenta d'o cabo de semana. S'heba compromeso a levar a lo fillo y tres amigos mas d'acampada. Habría de buscar qui lo fese. Yera claro que, de tener solución lo zancocho que le heban feito, no sería pa ixe sabado.

Lo viento movió la manta d'o calavre que seguiba chacendo a bell metro d'ell. La capeza se descubrió y como si fuese un zaguer movimiento niervoso, d'ixos que fan los muertos tiempo dimpués d'escrabutar, se chiró enta ell. Ixos dos uellos, immovils como los d'un peix, encara ubiertos, se le clavoron. Miró de trobar fuerzas pa plorar, pa sentir qualcosa por lo ser humán que acababa de matar. La glarima no sentiba la suya clamada. Lo he muerto. He muerto a unatra persona, se repitió, prebando fer-la salir. Que surtise por los costaus d'os suyos uellos que, a diferencia d'os d'o ciclista, sí que esparpellaban. Talment fuese ixuto. U en shock.

Sí, yera ixo. Yera lo shock. No ploraba por lo shock. No sabeba guaire bien lo que yera un shock, pero yera la razón por la que no ploraba. Antimás, no lo heba muerto. S'heba muerto. Probablement no levaría las luces reglamentarias u lo casco u lo que pertocase. No sabeba cómo yera la normativa pa ciclistas porque ell nian sabeba montar en bici, pero a fe que qualcosa sería incumplindo. Ell yera lo millor conductor d'a ciudat. ¡Si mesmo teneba los quince puntos d'o carnet!

“Perdona, s'ha volau la manta” indicó a un d'os enfermers que se lo miró con cenyo duro antes de tornar a meter-le-ne. Se devantó d'o recatillo. Se limpió una miqueta de sangre que teneba en la cella y s'enfiló enta l'auto suyo. L'airbag desinflau cayeba sobre lo posiento. Lo d'o copiloto yera pleno de cristaletz. La pantalla de l'ordenador de a bordo teneba una fensiella de barra a barra. La glarima cayió por lo suyo caixo. Se miró ent'o calavre. Lo menos faría que pareixese que yera por ell.

sábado, 16 de octubre de 2021

Bruixula #Inktober 16

- ¿Qué tal plantas, Eva? Hue lo porro me lo foi a escape, que voi t'a mani de dimpués. Ya lo siento. Ves enchegando-lo, por favor.

- ¡Osma, moza, si que viens aventada! No te'n faigas que con isto se te pasa, que ye costo d'o bueno. Ista vegada me l'han traito millor. ¿Asinas que atra vegada a dar mal y a queixar-tos de tot?

- A queixar-nos d'as cosas que fa mal iste gubierno, que no'n son pocas. Si no nos queixasenos, viviríanos totz, tu incluyida, encara en la esclavitut.

- No te pases ¡que'n sotz d'exacheraus! A la fin las cosas cambean solas. Lo d'a esclavitut s'acabó porque no yera eficaz y lo que no funciona, antes u dimpués, acaba por petar.

- Tu peta ixe fumarret ya, que no quiero fer tarde. Tiene lo briquet.

- Antimás, ¿tu que sabes d'ixe tema, que ni has estudiau ni cosa? Astí cal fer lo que digan los tecnicos y los expertos, que ells sabrán?

- ¿Qué tecnicos y qué expertos? Los que nombran ells, ¿no? Ixos son totz uns mercenarios que dicen lo que les pagan pa decir y prou. Si les han encargau de fer ixa lei será porque tienen las mesmas ideyas.

- Pero saben d'o tema. Mas que no yo y mas que no tu. ¿Como puetz pretender tu saber mas que no ells?

- Una bruixula que sinyala t'o sur ye igual d'util que una que sinyala t'o norte: nomás has d'ir ent'o sentiu contrario. Asinas cal guiar-se bella vegada. Indo ent'o sentiu contrario d'o que diga l'enemigo. I hai un saputo que dició qualcosa asinas como que pa saber si yes en lo costau bueno nomás te cal mirar quí ye en l'atro. No sé como yera, pero una cosa pareixida. Sí que ye bueno lo costo, sí.

- Amigos, enemigos... que termins mas radicals.

- Talment, pero tu tamién sabes que i hai chent que ye fiemo, mierda pura. Y a on que son ixos, yo no quiero estar-ie.

- Lo que no ye mierda ye iste costo. ¡No le torno a pillar a lo d'a semana pasada! D'ixos mierdas, que tu dices, n'i hai a trompicuesco, y por totz los costaus.

- Y por ixo lo deber nuestro ye sacar-nos-los d'as organizacions. U lo menos no deixar-les ni mandar ni malmeter.

- Buena fayenada tenetz.

- Siente, Carla ¿dica qué hora ye la mani? Porque he d'ir a replegar a lo crío ta karate y cuento que tallaretz la carrera, como de cutio. ¿Que no tos podetz manifestar por atro cabo que no siga tant centrico? Que me sé yo, en un parque u por astí.

- ¿Pa que no nos veiga dengún? Ya nos invisibilizan prou los medios de comunicación como pa invisibilizar-nos nusatras tamién.

- Atra vegada con los medios de comunicación. Pues si no charran d'as vuestras reivindicacions será que no intresan. Que ells lo que quieren ye vender periodicos y anuncios, y si ixo fese puyar l'audiencia ya te digo yo que en charrarían. Lo que pasa ye que tos inventatz los problemas tu y los tuyos quatre amigos varrenaus como tu y fetz firme estrapalucio. A la mayoría tot isto nos la bufa y nos quedamos en casa u aquí en lo parque, tranquilos, con lo porrico bueno iste.

- Que los medios de comunicación, lo menos los que tu leyes, no son que interpresas que nomás buscan fer diners. Mesmo tu lo reconoixes. Alavez, ¿pa qué van a querer comunicar, u recontar la verdat, u gastar-se perras en que un periodista faiga un treballo serio que le levará días, semanas, meses u mas? Lo que quieren son titulars rapedos, fotos, polemicas y, sobre tot, no molestar a la chent que i mete la publicidat. No son medios de comunicáción, son pasquins publicitarios con noticias.

- Pues fetz-ne uno millor. Uno que recuente todas ixas cosas que pareixen tant grieus pero que dimpués se fan leis y aquí seguimos, igual como siempre, y con iste fumarret ya quasi acotolau.

- Mira-te, faré como lo gubierno y te deixaré la chusta pa tu, que he d'ixopar ya.

- Tira t'a mani a perder lo tiempo

- Lo que mas me hode ye que si a la fin ganamos, los beneficios tamién los disfrutarás tu, sin haber-te cantiau d'iste banco.

- Ala pues, Carla, ¡A ganar!

Eva y Carla ya nos acompanyoron en atro relato d'o Inktober 2021. Concretament en Esleixir.

viernes, 15 de octubre de 2021

Casco #Inktober 15

La luz se fa en la caixa d'o chuego. Torna a ubrir-se. Las figuretas d'os quatre herois nos miramos. Tornan las aventuras, tornan las luitas. Nos metemos en la nuestra postura. Alto, por dencima de nusatros, amaneixe la decena de uellos de nino que, con langaria, preixinan la partida que ye amanada a empecipiar. Lo master ye lo de siempre. Hue no tendremos sorpresas como la zaguer vegada. Reglas que no se cumplen, trampas, improvisación... ixo estió una ixarrota. Chuan ye tant predecible y rutinario como fiable, asinas que a fe que no fará garra chandrío. La resta son tamién viellos conoixius.

Acucutan las mans aspras d'Eduardo. Ixe matután siempre m'esleixe. A los barbaros siempre nos trigan los carnuzos. Totz los puntos d'experiencia los adedican a fer-nos mas fuertes. Los obchectos que nos deixan portar siempre son espadas, astrals u mazas. Ni se preocupan por si sabemos fer mas cosas u si tenemos atros talentos que no sigan tallar y mallar. Mallar y tallar. Y si d'armas no en tiengo, punyazos, calces y lapos. Mesmo tozadas, si cal. ¿Pa que va a aprecisar lo tozuel si no un barbaro? Ni s'entrefila que tiengo bell curso de machia. No me sé los fetizos que fa lo mago, ixo ye cabolioso, pero m'apanyo con esconchuros basicos. Podría estar util un segundo personache con habilidatz machicas. Ixo, si a un caso, le'n deixan a l'elfo. Compartié con ell un anyo en la escuela de diplomacia. Tamién podría fer venir a plego a los monstruos. Fer que parasen cuenta de que totz tenemos problemas comuns, que no ye menester estar-se tot lo día zarpa a la grenya. Puedo seguir rastros tamién, que treballé encorrendo fuchitivos antes de fer-me barbaro. ¡Tantas cosas podría fer que no foi!

¡Vai, si hese sabiu que la barbaridat iba a estar isto! Ya me lo deciban: mesmo la etimolochía ye despectiva. Barbaros, los que fan bar-bar porque nian charrar saben. Nomás d'espadas y astrals. Y zorriar. Atro topicazo. Yo, que soi straight-edge y siempre me dibuixan con una charra de biera chigant, u bebendo en lo crapacín de bell enemigo. A tamás mía, prohibiría l'alcohol. Me pienso que ye l'orichen de muitos d'os problemas y pleitinas que tenemos en ista tierra.

Siempre m'esleixe lo matután. Mira-te-lo astí. Con ixa uellada vueda y la suya zamarreta de Hulk. Nomás le fa goyo la brutalidat. No sé como la resta se chuntan con ell. ¡Tant mahicos que en son y l'atro tant bruto! Dados, dados y mas dados. Mica estratechia. Me podría trigar Pablo u Raquel, que sí que son buens chugadors y saben fer creixer los personaches.

Ya vien la suya aspra man. Quito la espada y me calo lo ridiculo casco con cuernos, de tot inutil. Mas un estorbo que atra cosa. M'asperan horas de matar a tot lo que se mueva. D'entrar lo primer en todas las cambras d'a mazmorra. De replegar armas y nomás armas. Bella cosa le pasa a lo mago. Fa cenyo d'espanto. Se mira entalto. L'aspra man d'Eduardo lo ha agafau a ell. ¡Pero si no sabe ni como funcionan los esconchuros! Me miro enta l'elfo y l'enano. Nos femos cruces. A lo menos m'he librau, pero lo mago no durará ni zarapita en las suyas mans. Nos aguarda una partida sin machia. Ye lo momento de brilar.

jueves, 14 de octubre de 2021

Caparra #Inktober 14

M'encanta l'arquitectura d'os lugars d'ista val. Ixos tellaus de losa con las vesants tan costerudas pa que no se i amuntone la nueit, con ixos espantabruixas que t'arrociegan a tiempos d'antes mas. Las paretz feitas de piedras grans y no pas de tochos como alla en tierra plana. Las carreras feitas pa personas y no pas pa autos. ¡Vai, si m'agradaría vivir aquí!

¿Qué porta la canyeta en la boca? Traye, traye... ¿Qué quiers, Tina? ¿Que te l'aviente? ¡Tira! Mira-te-la qué feliz. Chugarriando, sin correya ni costodias. Que a fe que pilla bella caparreta, pero ya lo solucionaremos. Aquí sí que podría tener una casa gran. Con chardín y hortal y de tot. Y una cambra ampla, a on que i cullisen repalmars arrienda y tener los mios libros ordenaus y en traza. Como la que teneba yayo. Encara me foi cruces de por qué la vendería. Deixar isto, tant rebonico, con tanto espacio, que pareixe que toda la val siga tuya, pa marchar ¿t'a on? Ta un lugar mas abaixo, mas gran, mas fiero y a on que no duró ni dos anyos. Totz los medicos que bi heba, totz ixos servicios, no valioron res a l'hora de fer-le revilcar, de sanar-le d'as malotías que ya trayeba. ¡Ya que s'hese quedau aquí! Hese muerto igual, pero mas feliz, que los zaguers meses no feba que ronyar y plorar.

Talment teneba razón, y isto no ye tot ideyal, como nos repetiba. Istas costeras que i hai por tot se le feban bien duras dende lo d'o chenullo, y ye cabolioso que allá abaixo, en estar tot bien plano, no se i heba de fer tanto si saliba de casa a fer-se una gambadeta. Talment, como deciba la peli ixa, istos lugars no son pa viellos.

Yo, manimenos, me trobaría de pistón. Astí i hai una casa que se loga. Mira-te, Tina, ¿que no viviríanos de butibamba aquí? Tot lo mont pa tu, y dimpués en casa, debant d'a chimenera, tu escamallada de corricar por astí y yo tranquileta, leyendo en silencio, sin que lo mobil me sonase terne que terne.

Pero claro, ¿de qué iba a vivir yo aquí? Podría pillar-me lo bar, que diz que fa meses que zarró y dengún no lo quiere prener. No lo faría mal. D'experiencia en hostelería, no me'n falta. ¿Y deixar lo treballo de Zaragoza? A pai le da un mal. Siempre que me'n queixo me diz que aguante, que bell día empecipiaré a puyar en la interpresa y plegaré a directiva y todas ixas falorias que se fa ell en lo suyo tozuel. Sigue con lo cuento ixe de Fuleno que prencipió en un banco de botons y acabó de president. ¿Cómo se lo puet creyer? ¡I hai vegadas que ye tant belulo! Mira-te, Tina, qué balconada tant rebonica tien la casa ista que logan. ¡Las plantetas que podría tener-ie yo! No como en Zaragoza, que se me muere tot en no tener brenca luz la carrerota.

A la fin tot isto no son que suenios, miraches, chugarrinas. D'a ciudat, no me'n moveré. Nunca no he estau guaire garrispa.

¡Puto mobil! Atra vegada tremolando. Ixo ye d'o treballo, que pa tot lo de demás lo tiengo silenciau. ¿Qué querrán agora? ¿Que no me pueden deixar ni un cabo de semana tranquila? A veyer... Correu de recursos humanos. Regular que malas noticias. Nunca no escriben pa decir-nos ni que cobraremos mas ni que treballaremos menos. Hibo, que lenta va la conexión aquí. ¡Au va, decarga-te ya! ¿Cómo? ¿Que me fan fuera? ¿Un ERE?

¡Tina! ¡Tina! ¿A on yes?

¡Ah, aquí! Bien se vale que la tuya escanyutadera se siente por toda la val. ¿Qué veyes? ¿Lo bar? ¿Te fa goyo iste puesto, verdat?

¿Sabes, Tina? Talment habrías d'ir fendo-te a iste lugar.

miércoles, 13 de octubre de 2021

Tellau #Inktober 13

Leva horas sobre lo tellau. De cabo ta quan estiraceya bella parte d'o cuerpo pa asegurar-se de no patir garrampas. La mayor parte d'o tiempo ye immobil. Nomás alufrando a traviés d'a mira telescopica. Ya conoixe belún d'os que treballan en la carrera que cusira. Un choven negro y altero s'ocupa d'ubrir las puertas d'os autos. Fa farcha de luitador. Brazos amplos, cerenyos, que rematan en uns huembros fortals. Lo smoking le preba como ya querrían muitos actors de fama. Si no por lo suyo treballo podría adedicar-se a modelo. A l'endrecho, i ye la cuca, la que s'encarga d'a zona de pago d'os aparcamientos. Ixe día tien poca fayena. La visita d'o principe ha feito que vedasen d'aparcar en meya carrera. Con tot y con ixo, ella fa lo suyo rolde. Bien precisa. Cada trenta minutos amaneixe por una cantonada, traviesa a monico l'avenida, caminando por la cera, parando cuenta de que tot vehiclo tienga lo papelot que ye menester, y dispareixe por l'atro cabo tres minutos dimpués. Si i hai un que no'n tienga, quatre. Lo tiempo extra ye lo que tarda a apuntar la suya matricla en la libreteta que porta en la buchaca d'o peito.

De policía, n'i hai a embute. De todas. La local, controlando lo trafico. La nacional, uns d'uniforme, la mayoría de paisano, amagando las suyas trazas policials dezaga d'una pretendida normalidat que a garra uello avezau no enganya. La militar tamién. Lo principe ye l'hereu d'o mando unico de totz los exercitos. No pueden permitir que cosa le pase a lo suyo gran cheneral.

La postura ye incomoda dimpués de tantas horas. Lo rifle no pesa, gracias a lo bipode que l'apara a pocos centimetros d'a boca de l'arma. S'ha sacau los esguants fa tiempo. Las mans le sudaban mas que no s'hese pensau. U ixo se diz. Talment, en realidat, quier sentir l'acero d'o gatillo en foter-le lo tiro, lo tacto d'a fusta buena, la calor dimpués de que la bala salga volando enta l'obchectivo suyo.

A la fin los autos fan la suya entrada. Amaneixe la ringlera d'autos d'a comitiva. Totz blindaus. Encara no ye lo momento. Ubre la procesión dos motoristas. A los dos costaus lo pueblo se rebaixa chilando floretas a lo rei, a lo principe y a toda la casa reyal. Aman los privilechios que nunca no disfrutarán. En rabian, de pagar totz los luxos que malfurrian. Sienten, talment, que son debant d'un ser d'atra naturaleza, d'atra especie, belún que sisquiá habría d'acercar-se-ie y que, manimenos, les esleixe pa emporquiar-se una miquirrina d'a suya pudor de normalidat.

Aturan en l'hotel. L'auto d'o principe ye chusto en la puerta. No va a caminar ni un solo paso mas d'o que calga. Se'n baixa. Por primer vegada las dos linias d'a mira se chuntan en lo suyo tozuel. Va a morir un simbolo. No pas una persona. Rai si ye persona tamién. Matar-lo ye una performance. Ye cremar un sinyal. Son las campanas de cabo d'anyo. Un baltizo. Un ritual que preba de marcar un punto-seguiu en la historia, en iste caso, en la d'o país. Muere l'hombre y con ell un prochecto, una imachen, un pre-calavre que leva masa tiempo anguniando. Muere un principe y con ell lo linache que tanto mal ha feito. Dengún no le sucederá.

S'ha chirau. Puya la man, saludando a la pobretalla. Los sinyals ondeyan. Se siente floretas a tuertas y dreitas. Lo tozuel suyo se cruza por segunda vegada con la mira. Ye quedo. Lo tiro ye seguro. Visualiza lo muerto por tierra, la capeza feita a pitanzas, lo servicio de seguridat buscando dende a on ye veniu la bala, ell baixando por la escalera, fuyindo con l'arma desmontada en la maleta que guarda dezaga. Mesmo las noticias de l'atro día, con los estremurdius presentadors de televisión cantando las bondatz de l'hereu d'a corona.

Nota l'acero. Sacar-se los esguants ha estau buena ideya. Lo viento bien de l'ueste. Cierzo. No pas masa. Acertará.

De rapiconté, una puerta s'ubre y l'estrapalucio trenca de raso la suya concentración. Sabe lo que pasa. Preta lo gatillo. Millor un mal tiro que no garra. I hai titabola pero no adube a veyer si, por una casualidat, le ha acertau. Una ripa de faltadas suenan entre que un achent clava lo chenullo en la suya esquena. Unatro le ha sacau ya lo fusil. La resta le apuntan con las suyas armas.

Tant cerca de cambiar la historia. Tant cerca de pudrir-se en la garchola. Tant cerca, talment, d'estar un dispareixiu mas que nunca no s'investiga, un d'ixos raros suicidios que pasan terne que terne entre reixas.

Abaixo, en la carrera, se siente aplausos. La dinastía perdura. 

martes, 12 de octubre de 2021

Entrascar #Inktober 12

Buena parte d'o planeta se creye que lo mesias estió Chesucristo, y que en estió, entre atrás razons, porque tres reis magos fueron ta casa suya de borche y lo adororon. Astí, en Belén, entre pastoretz y bestiar, empecipió la leyenda d'ixe Chesulón. Pero lo cierto ye que ell no iba pa mesías. Ixo lo sé yo porque me lo contó lo yayo mío. Y a ell le'n contó lo suyo. Y asinas-asinas dica l'anyo zero, si fa u no fa, porque en realidat tamién ixo son falorias y no se cuenta bien.

La primer mentira, y la mas gran, ye lo numbro de reis. No'n yeran tres. ¡Qué va! Yeran quatre: Melchor, Gaspar, Baltasar y Antonio, de casa Caletas. Lo mesías heba naixiu en Belén, ixo sí, pero no pas en una torre. ¿Cómo va a naixer lo mesías, lo salvador d'o mundo nuestro, lo fillo de Dios feito carne mortal en un masico? ¿Que sotz varrenaus? No pas. Qui yera destinau a estar lo nuestro mesías naixió en un palacio d'un noble. Un puesto bien pincho. Luxoso, pleno de toda mena de comodidatz, a on que treballaba un ciento de siervos. Ixo sí que yera un puesto a on que naixer. La mai heba feito totz los cursos preparto que s'ofriban alavez, que no yeran guaires, pero bien efectivos. Preneba l'aire y soflaba con un ritmo que ya querese un metronomo. Heba feito venir las millors matronas de toda Palestina y lo millor equipo medico que se podeba conseguir. ¡Qué menos pa un mesías! Lo crío naixió bien. Recio. Tres seiscientos. De piel fosqueta, como sus pais. Con cinco didos en cada man y en cada peu, los uellos negros, y chilando firme, como avisando a lo diaple de que lo reinau suyo plegaba en la fin y que lo reino d'os ciels arribaría antes con antes a la humanidat. Nomás faltaba, pa que la profecía se cumplise, la presencia d'os Quatre Reis Magos.

Manimenos, no amaneixioron por garra cabo. No pas ixa nueit, ni a l'atra, ni a la de dimpués. Tres semanas pasoron antes que no reblasen. “Nos habremos entivocau”, pensoron. “Ya le faremos un chirmanet”, deciba lo pai, que no s'adubiba a fer a futra con la mai unatra vegada, ya que diz que levaba qualque mes que a ella no le aganaba. Tot lo que teneban presto pa recibir a lo mesías, los anchels, las trompetas, lo caterin y mesmo una banda tributo que heban achustau, lo facioron servir pa fiestas, que s'encertó que yeran de vez. Lo lugar lo agradeixió, porque en zagueras no teneban diners que pa una orquesta d'as malas y los chuegos infantils ixos que no les fan goyo ni a los ninos ni a los pais.

Lo yayo d'o yayo d'o yayo de... bueno ya sabetz, ixe parient leixano mío se yera fendo una gambadeta por Belén un mes dimpués. Yera encerrinau con lo de los diez mil pasos diarios, que lo recomendaban en todas la revistas de salut. En la familia mía siempre nos ha importau prou la salut y lo bienestar. Vido, en una d'as rotondas, a tres reis magos sobre tres camellos. Un guardia urbano, que gosaba d'estar astí pa que no s'entrascase lo trafico, charraba con ells y lo visvisvisvisyayo mio fue a aduyar-les porque lo conoixeba, a lo guardia, y sabeba que yera un ababol y que ni pa dar indicacions valeba.

- ¿T'a on van vustés? - lo guardia, malas que vido que yera astí lo parient mío, marchó a seguir galbaniando que yera lo que millor feba. Dimpués se bambiaría d'haber aduyau a tres reis magos a trobar un puesto, pero no. Ye mentira, que lo fació lo visvisvis... yayo mío.

- Venimos a adorar a lo mesías – dició Melchor, que teneba millor orientación y siempre yera qui preguntaba cómo se plegaba en los puesto.

- ¡Bueno! Pues no fa días que s'acabó tot lo d'o mesías ya. Talment un mes – les dició - ¿Cómo ha tardau tanto? ¿Y por qué en son tres? Creyeba que veniba quatre reis. Ye lo que diz la profecía.

- Oi si sabeses... Yeranos quatre, prou que sí. Nos conoixemos dende chiquetz. Yo soi Melchor, ixe Gaspar y ixe atro Baltasar. Lo quarto yera uno de Sobrarbe, que ye allá ta Hispania Tarraconensis. Antonio, de Casa Caletas.

- ¿Y ixe a on ye?

- Precisament lo hemos deixau por lo camín porque febanos tarde. No veigas lo viache que nos ha dau. ¡En ye de charrín! No se callaba ni minchando. Cada vegada que pasabanos por un lugar, y venimos dende Lusitania, se pillaba capazo con totz. ¿Sabes ixos yayos que siempre son en una cadiera en las carreteras y a tot lo mundo le saludan fendo asinas con la man? Pues ell s'aturaba y les contaba toda la suya vida y que venibanos a adorar a lo mesías y a trayer-le oro, incienso, mirra y la Play Station 3, y que teneba lo record d'a val de fer-se quintos de biera a l'arreu y limpio charrar dica que se quedaba sin historias u dica que, fartos d'aguardar, le fotebanos buena cluixinada, se'n veniba a plego y tiraba camin-camín. A la fin, allá por Grecia, nos ne fartemos y lo deixemos en una tabierna, zorro como un canasto que no veyeba ni los didos que teneba, chugando a morra. Con tot y con ixo, ya veigo que femos tarde.

- Sí, agora ya malament. Los pais d'o mesías han marchau de vacacions. Un crucero, que no sé yo si ye lo millor pa una mai que acaba de librar, pero diz que a lo pai le feba firmes ganas dende fa tiempo y creigo que ye una mica masclista, que la opinión d'ella le tiene igual y mas dende que ha librau un crío no mesianico.

- Pues a bell crío habré d'adorar, que si no levo chustificant no me cuentan las horas en la ETT – se queixó Gaspar por dezaga.

- ¿No sabrá vusté, que ye de por aquí por lo que pareixe, si i hai qualque crío que podamos adorar? Y un bar pa fer-se un gotet y pichar, tamién sería bien, que levamos buena ripa de kilometros a las quatre suelas y no hemos aturau brenca.

- Chusto he visto una que libraba por astí, en una torre, allá t'a dreita. No tendretz mas de meyo kilometro. Si queretz, talment tos faiga honra. ¿Pero no habríatz d'estar quatre?

Melchor se chiró y parló a escuchetes un momento con Gaspar y Baltasar.

- Pareixe vusté buen hombre. Talment podría fer de quarto rei mago y asinas queda bien lo d'a profecía. Por aquí se podrá logar un camello. U lo menos una mula, pa que no vaiga caminando. Nos femos la foto, la ninviamos t'os nuestros chefes y cobramos lo treballo. Le daríanos bella cosa a truca, prou que sí.

- Pero yo no soi ni rei, ni mago, ni tiengo la Play Station 3 pa dar-le a lo zagalet.

- De lo de rei y mago, no se'n faiga, que no'n parará cuenta dengún. ¿U ye que vusté distingue asinas, a distancia, si una persona ye u no pas rei, mago, fontaner u equilibrista de circo? ¿A que no? Y por la consola tampoco. Las escritura nomás dicen quatre presents. Mercamos agora lo que calga en bell bazar y prou. Un libro, uns pintes... qualsiquier cosa. A una mala, baldenyos, que ixo siempre se fa servir.

- Au, vienga. Pues me i apunto, que no tiengo cosa a fer.

Lo nino d'a torre yera, como habretz suposau, Chesús. Chesucristo. Que dimpués salió una mica enredaire y tenió firmes zaragatas con los romanos, pero que de mesías, ni pon. D'o parient mío, ni de Antonio de casa Caletas se'n diz brenca en lo Nuevo Testamento, porque los que lo escribioron s'inventoron la metat. Que lo facioron a-saber-los anyos dimpués, no como lo visvisvisvis...vuelo mío que le'n recontó a lo suyo fillo punto por agulla y que a yo me plegó la historia igual como estió. Agora tos la cuento a vusatros, que no me creyeretz porque las relichions son asinas, dogmaticas, y ves tu a cambiar, dimpués de dos milenios, la versión oficial. Pero isto ye lo que pasó en Belén allá ta l'anyo zero. 

lunes, 11 de octubre de 2021

Aceto #Inktober 11

Uervi, lo monstruo d'a Uerva, se cenó ixa nueit unatra parella. Los teneba ya muit vistos. Iban todas las nueitz ta un d'os bancos que i hai baixo lo Puent de l'Emperador Augusto, encara que ells no lo sabeban porque tot lo mundo le deciba, diz y dirá Puent d'os Chitans.

Les feba goyo d'empecipiar a ceprenar a monico, con movimientos suaus, disfrutando cada empentón, sentindo lo cuerpo de l'atro y todas las suyas terminacions niervosas. Dimpués, china-chana, incrementaban lo ritmo, en bella mena de progresión matematica quasi perfecta dica plegar chuntos en la fuga, l'extasi d'a esbotada que feban de conchunta. Los xarringlazos suyos yeran de pelicula. Mesmo los chemecos y, en la parte final, los chilos, pareixeban feitos por actors expertos en scenas d'ixe chenero.

Asinas se los minchó Uervi. A monico, en primeras, con bocaus chicotz, delicaus, saboriando cada troz d'a carne d'os amants, que moveba por toda la gran boca suya con la luenga pa que excitase cada papila gustativa. Gronxiando-se con la suya sabor. Dimpués, mas apriseta, dos mosegadas y t'a pancha. Los zaguers bocaus, quasi ni mascaba. Se los trusquiba con uesos y tot.

Le pareixió que yeran una mica mas acetos d'o que yera cutiano en las parellas que gosaba minchar, pero no le dio importancia. A l'atro día, la cena le repropiaba de firme. No feba que reglotar y la pancha le feba mas mal por cada vegada. Tres días s'estió asinas dica que escrabutó. Lo troboron en lo Parque Bruil, quasi ya plegando en l'Ebro, alarmaus por lo soniu d'uns patos mutants que ya yeran mirando de minchar-se-lo.

La ribera, sobre tot baixo lo Puent d'os Chitans, se quedó sin un depredador natural, asinas que, en poco tiempo, las parellas d'adolescents verriondos ocuporon l'espacio. Los pais y las mais empecipioron a protestar. Aquello yera una porno contina. No podeban pasar por astí con la cachimalla sin que veyese toda mena de practicas sexuals. En las escaleras que baixaban t'o riu se plegoron a formar ringleras. La chovenalla s'estimaba mas los bancos pero les teneba igual fer-lo contra un arbol, por tierra u a on que fuese, con tal de reconquerir ixe cepenodromo que Uervi les heba furtau por tantos anyos. Se queixoron tamién los de Parques y Chardins, fartos d'haber de replegar milenta condons cada amaneixer. Y los ecolochistas, que por muit respetuosos y cudiadosos que fuesen los ensortilladors siempre se deixaban bell repui por astí y, con la cantidat que bi heba, se quedaba tot feito una zolle.

Suerte que Uervi, que tamién yera de fer a futra malas que podeba, heba deixau firme descendencia. La ciudat empecipió a buscar-ne, pa mirar de sustituyir-lo. En trobó, sin guaire fayena, un d'os fillos suyos en Cerveruela, un lugarón de campo de Daroca por a on que pasaba la Uerva, por un regular feito un filet d'augua, pero prou pa que un monstruo de riu medrase.

Lo liberoron baixo lo Puent, claro. Si astí heba medrau Uervi y heba viviu tantismas anyadas, a fe que la suya prochenie i trobaría buenas condicions de vida. En primeras fació burro falso. Uervín, como le heba baltizau ya lo vecindau, no yera tant gran como pa minchar parellas d'adolescents. Deixó acotolada la población local de folletz que con ixos sí que adubiba. Fue dimpués a por palomas, pa goyo y enfuelgo, d'os vecins. Las parellas no nomás no s'espantaban, sino que a sobén ofriban a Uervín bell troz d'entropan que les hese sobrau d'o Buitaker, u le esmicazaban una palmera de bollo de La Tetas pa veyer-le minchurriar-se-la. Deixoron d'ir-ie a la fin, pero no pas por miedo a Uervín, que a dengún no en feba, sino por que simplament se pasó de moda lo puesto. Troboron atros parques fluvials a on que forcachar.

Hue ha amaneixiu en las noticias. Ha pasau muitos anyos d'aquello y quasi hebanos ixublidau a Uervín. S'ha minchau un camello. No pas d'os que portan a los reis magos d'un puesto t'atro. D'os que venden droga. Uervín ha creixiu prou pa minchar humans. Cuento que ya caldrá cambiar-le lo nombre, que con ixe diminutivo, poco miedo puet fer. A la fin, dimpués de muito tiempo, la ribera ha recuperau l'equilibrio ecolochico.

domingo, 10 de octubre de 2021

Esleixir #Inktober 10

- ¿Qué tal plantas, Eva? Aquí te traigo lo costo. ¿Me puedo posar?

- ¡De pistón! Traye, que me'n embolico un. Posa-te, prou que sí. Iste ye un país libre.

- Hahaha. Libre, diz. ¿Quantos te'n has fumau ya?

- Garra. Pasa-me un papel, que me los he deixau en casa. Libre ye. Tu siempre ronyando d'a falta de libertat. Aquí, a lo menos, podemos trigar quí nos gubierna.

- No pas. Ixo no ye esleixir. Nos dan dos, tres, quatre opcions como muito. Y todas se pareixen a la resta en lo esencial. Esleixir ye atra cosa. Ye libertat pa decidir-lo tot.

- ¿Como qué? Iste costo se crema malament, Carla.

- Ya lo sé. En zagueras me lo pasan prou malo, pero ye lo que tenemos. Yo no tiengo libertat pa decidir a qué hora engancho, por eixemplo. Totz los días me devanto a las siet, me pillo lo tramvía, a rebutir d'atras belulas como yo, foi lo trachecto dica la fayena y empecipio a treballar con tasament un café en la fonsera. Lo chefe, ya quan le sale d'as suyas santas bolas, se'n viene a explicar-nos cómo hemos d'estar en lo puesto a on que, con suerte, nos fotemos nueu horas por día. Ell puet esleixir, no pas yo.

- Prou que sí. Porque ell arrisgó las suyas perras y tot lo que tendría pa que la interpresa funcionase. Ell tenió la ideya. Que regular que ha estudiau mas que no tu, que tiens una FP y gracias.

- ¡Ya que hese teniu yo perras que arrisgar! ¡Y que m'hesen pagau los estudios! Osma, Eva, que ya sabes que en casa mía no se gastaba ni en luz. Que d'hivierno yeranos tot lo día con las mantas de cambra en cambra pa escusar-nos la calefacción.

- Pues ya veyes. Agora gracias a lo tuyo chefe podrás fer pocha y bell día vivir millor. Talment mesmo tiengas diners pa ninviar a la filla tuya ta la universidat.

- No pas t'a que fue ell. Con diners, chufletz, que se diz. Lo chefe mío, hereu. Los estudios suyos, pagaus de pai, no a pur de estar-se ueito horas mallando. ¿Y arrisgar? Si tenese yo familia con perretas y una casa t'a on que tornar si me quedase sin no res, tamién arrisgaría. Que no te creigas tu que no tiengo yo ideyas de negocios, u anglucia, u cosas que faría si podese.

- Demanda un credito a un banco. Si les presientas un buen prochecto, regular que te lo financian.

- ¡Au va! No me financian ni l'academia de l'anglés d'a nina. Con los bancos yo no quiero cosa. Que dimpués faltas quatre días de pagar-les y te fan fuera de casa sin aguardar ni a que en saques los quadros.

- ¿No querrás que te den las perras de baldes, por no cosa? Son un banco y un negocio, y les cal, como a totz, fer diners. ¿A qué tu si no cobras, t'encarranyas? Pues ells lo mesmo.

- Prou que sí, pero yo me quedo con cara fata y no me queda atra que ronyar. U tirar de sendicato y vaga, que son horas y horas de mas treballo y zaragatas a embute pa conseguir simplament lo que ye mio.

- ¡Pasa-me lo porro, que ya fa ulor d'ungla! Mira-te, lo que te caldría ye aprender d'o tuyo chefe y d'o tuyo banco. Fer pocha, presentar la tuya ideya, buscar las subvencions ixas que fa lo gubierno, que n'i hai a embute, y te montas lo negocio. Que talment en primeras te calga fer muitas horas – a fe que lo chefe tuyo en fació quan empecipió con la interpresa – pero dimpués podrás vivir con ell, y enganchar a la hora que te pete, y decir-les a los tuyos umpa-lumpas lo que han de fer.

- Tu sí que yes una umpa-lumpa, Eva. D'a patronal y lo capitalismo...

- ¡Noooooo! No empecipies con la retolica tuya, Carla. Que cada vegada que dices capitalismo en bell cabo muere un gatet.

- Hahaha. Que ababola yes. Pasa-me-lo, que agora la ungla que se crema ye la tuya. ¿Sabes qué?

- Di-me, Carla.

- Que si bell día consigo lo cauquerré pa fer-me la botiga que m'he pensau y puedo ubrir-la, t'achustaré a tu pa que i treballes.

- Pues bien contenta que seré d'estar baixo lo tuyo mando.

- Cal que sí, pero ixo no ha de pasar.

sábado, 9 de octubre de 2021

Presión #Inktober 09

A la fin s'ha reconoixiu lo mio treballo y entrega a iste país. Hue me dan la medalla d'o merito profesional. Aspero que no quede aquí, y que iste siga nomás lo primer d'a serie de galardons que m'he ganau. La mía luita contra la delinqüencia y lo terrorismo en todas las suyas formas ha salvau vidas a-saber-las y, dica agora, he estau anonimo, amagau, silenciau.

Luent queda aquell primer caso que tenié. Lo criminal quasi fuye. Lo pillemos en la muga con Francia a on que, en aquellas envueltas, se les acubillaba quasi como herois. Si blincaba la linia que nos separaba d'os gabachos se quedaría libre. Acceleré a tot meter dica que nos acerquemos prou y, con un choque, le facié salir d'a carretera. L'auto nuestro no quedó bien, pero lo suyo yera quasi ferralla. Afortunadament yeran vivos. Astí mesmo, en la marguin d'ixa carretera, no guaire luent de l'auto, le empecipié l'interrogatorio. No aguantó la presión, pero antes d'escrabutar cantó como una cardelina.

La información que le ranqué nos fació firme honra. A l'atra semana ya hebanos cazau bell companyer suyo. “Te lo deixo a tu”, me dició lo mío superior antes de zarrar la puerta d'a cambra d'as mantas. Cuento que ya heba parau cuenta d'as mías estrucias pa los interrogatorios. Iste me costó mas. Quasi se pasan las 72 horas d'incomunicación. Quasi. A la fin rebló, como reblaban quasi totz. La coixera que se le quedó pa cutio le'n acumulemos a una lesión esportiva. No sé por qué, pero d'aquell me quedé un d'os dients que perdió. Me lo trobé en la buchaca dos días dimpués, sin remerar nian que lo i heba ficau, y decidié de fer-ne colección. Dende ixe día m'empecipioron a clamar “lo dentista”.

La mía fama empecipió a ixemenar-se por lo suyo entorno. Lo mío nombre les feba miedo. Si agafabanos a belún, los míos companyers me feban servir como guzpata. “Como no me confieses a yo tot lo que sepas, vendrá lo dentista”. Mas d'un se cagó dencima, me dicioron. A la fin nomás m'ocupaba d'os mas duros, d'os que se resistiban prou, d'os que creyeban que podeban salir d'astí sin parlar.

Tot estió a pocas d'ir-se-ne a la gatatumba por un carnuz. Companyer, pa forro de bota. U ixo se deciba. Un d'ixos que bambian d'una etica y uns comportamientos que sí que se pueden permitir, en tener uns destinos poco mas que administrativos. La suya denuncia fació que s'ubrise una investigación sobre las mías practicas. Bien se vale que la resta d'o cuerpo sí que sabe lo que ye companyerismo. Calió fer cacegar bell informe y fer-les entender a belún d'o que heba pasau por las mías mans las conseqüencias de que explicase que heba pasau en ixe tiempo. Fació falta tamién bella clamadeta a chueces y politicos que entendeban la nuestra fayena. Pero a la fin, aquell afer s'archivó. Poco dimpués, con vientos mas favorables, estricallemos de tot la carrera profesional d'ixe papafiga. Acabó deixando lo cuerpo. Y esvurciau, dimpués de que la suya muller recibise unas fotos a on que amaneixeba en un club con unas senyoretas d'Europa de l'Este. En ixos anyos hebanos aprendiu bien a fabricar las prebas que calese. Ye impresionant lo que pueden conseguir los d'a unidat informatica. Simpaticos, ixos frikis.

Las luitas han iu cambiando en totz istos anyos. No pas los metodos. Tenemos mas cataticos, mas habilidat y experiencia y, encara que metan camaras por tot, siempre quedará lo furgón, lo quarto de mantas u lo cable que falla por “qüestions tecnicas”.

Ya yera a pocas de chubilar-me, pero iste premio de hue, m'anima a polargar lo servicio bell anyo mas. I hai muito choven camamilón que entra en lo cuerpo creyendo-se que la información se consigue con parolas amables, u con las tecnicas de negociación que aprenden en los cursos de formación interna que fan los sendicatos pa financiar-se. Cal amostrar-les, a ixos mas que mas, cómo son las cosas por aquí. Pa que isto funcione han d'aprender las tecnicas. Si no, a saber en qué sociedat viviríanos.

viernes, 8 de octubre de 2021

Reloch #Inktober 08

Agora, bien empecipiau lo sieglo XXI, se mira con recosiro los 90. Se diz que t'a part d'alavez bi heba a-saber-la libertat. Mesmo n'i hai qui diz que mas que no agora. Mienten. Cuento que remeran como ells teneban mas libertat en estar mas chovens, libres d'as cargas familiars que agora les fan presos, d'os chilos d'os suyos borches y queixas d'os suyos chaquientos prochenitors, d'o penible treballo que les fa amaitinar por cada día y d'as responsabilidatz inherents a seguntes qué edatz. Troban a faltar ixos días a on que, con unas monedas en la pocha que no heban ganau a pur de treballar sino dando ferrete a un canso pai, se'n iban t'o recreativo, la ficaban en lo foradet y amaneixebanos en pantalla nusatros, los street fighters, prestos a chiponiar-nos de firme. Nos teneban astí lo tiempo que las suyas estrucias les dase y dimpués cambiaban de maquinota, ta ixa d'os monyacos de nieu u ta la d'o mozo que punchaba bombollas.

Pero los 90, pa qui teneba una sexualidat diferent, no yeran mica facils. L'ambient entre partida y partida, adintro d'os circuitos d'a maquineta, pudiba a testosterona. Guile y Bison gosaban fer chistes de manfloritas terne que terne. La resta se'n esmelicaba firme, seguindo-les la groma. Prou que yo tamién, no fuese que pensasen que yera un alunau d'ixos que simplament amaba de manera diferent a como lo feban ells. Mesmo Chun-Li, que siempre se diz que las mullers tienen mas sensibilidat pa istas qüestions, participaba d'ixas rebaixadas.

Asinas que Dhalsim y yo habiemos de levar la nuestra relación d'amagatons. Aproveitabanos de nueitz, quan l'amo d'o recreativo baixaba lo diferencial y los nuestros companyers se dormiban, pa tener las nuestras trobadas sexuals. Adoro ixos bracetz que me pueden agarrapizar fendo mas d'una vuelta a lo mio cuerpo. Que se m'enreligan fendo-me sentir queriu dimpués de tanta baralla. M'ha amostrau tantas cosas. Yo veniba d'una vida dificil. Creixendo abandonau en la selva, con radius contacto humans, siempre malfiando de tot y de totz. Dhalsim me furnió de toda la paz interior que me caleba. Aprendié a charrar con yo mesmo, a relaxar-me, a conoixer-me. Aprendié mesmo a controlar la mía bioelectricidat. Empecipió como una relación d'amistat pero a escape esdevinió qualcosa mas. La primer vegada que faciemos l'amor quasi l'esgarrapo con las mías unglas. Encara no controlaba de tot las mias fuerzas. Por cada día que pasaba nos querebanos mas. Pero garra d'os dos nos atrevibanos a fer publica la nuestra relación.

Lo pior yera quan nos tocaba barallar-nos. Alto, lo reloch marcaba 99 y encomenzaba a descontar. 98, 97. China-chana. Bien a monico pa que tenesenos lo tiempo necesario pa lograr deixar la vida de l'atro a zero. Nos trobabanos en pantalla y, en cuenta d'ixe cenyo d'amor que gosabanos veyer en l'atro, hebanos de fer cara de carranya, prener las posturas de luita y, limpio abataniar-nos, aguantar dica que un de nusatros cayese. En rematar-se lo credito nos chuntabanos con toda la clica pa comentar la partida. “Buen batán t'he fotiu, no m'asperaba ixe ha-do-ken, como me tornes a clabar las unglas ixas, te capo, Vega...” y asinas-asinas dica que arribase lo siguient chugador. Cada día tenebanos menos humor pa seguir-les lo chuego.

Bien se vale que los novanta acaboron, como acaban todas las decadas. Y a l'arreu en venió unatra. Mas facil que l'anterior y menos que la siguient. Agora tot ye diferent. Vinioron nuevos streetfighters, empecipiemos a chugar en atros formatos y, sobre tot, a l'atro canto d'a pantalla bi heba muita mas tolerancia y comprensión. La resta de luitadors fueron cambiando tamién. Adaptando-se a los nuevos tiempos. Charrín-charrand descubriemos que quasi dengún d'ells yera comodo ni contento con la morfuga que bi heba antes mas. Que les hese feito goyo de que belún les preguntase qué tal se trobaban dimpués d'haber patiu un perfect, por eixemplo.

Ya totz lo saben dende fa tiempo y en istos anyos nos hemos sentiu bien acullius. Siempre i hai bell carnuz que te fa sentir malament de cabo ta quan, prou que sí, pero son los menos. Hue, aquí, en ista recreativa restaurada que hemos conseguiu pa la ocasión, y debant de totz vusatros, streetfighters y resta de personal de videochuego clasico, Dhalsim y yo queremos oficializar a traviés d'ista voda lo nuestro amor. Muitas gracias por venir.

jueves, 7 de octubre de 2021

Fan #Inktober 07

A partir de hue me declaro fan de yo mesmo.

Me voi a amar incondicionalment. Voi a tornar-me varrenau por cada cosa que faiga, voi a apreciar-las de forma acritica de tot. Voi a conoixer cada detalle d’a mía vida, incluyius totz ixos secretos que nian yo sé. Charraré con amigos, parients y conoixius pa enterar-me de todas ixas historias que pocos saben y, manimenos, conforman la mía personalidat.

Voi a mirar-me la mía imachen totz los días, pensando en lo poliu que soi, en quanto goyo me faría fer-me amigo con yo, mesmo fer-me l’amor, de manera apasionada, en un acto largo y carinyoso que me deixe en un estau quasi mistico, d’extasi.

Me desfenderé d’as enrestidas, ignoraré a los simples envidiosos, faré d’as faltadas un escudo, y penaré por los pobres carnuces que, debant d’as mías virtutz, no pueden que plorar u ronyar.

M’achuntaré con atros fans, tot y que siga imposible que en sigan tanto como yo, y parlaremos d’as mías bondatz, faremos partache d’a mía chenialidat y compartiremos la pasión por la mía personas y toda la mía actividat. Si quieren, si son prestos y disposaus a amar-se, les amostraré como fer-se fans d’ells mesmos y deixar en lo contenedor de “refús” la humildat y los complexos, y prener d’o repalmar pleno de polvo a on que bella vegada lo deixamos, l’argüello y la confianza.

Me declaro fan de yo mesmo y aspero no esdevenir un Mark David Chapman ni un Günther Parche. Ni traicionar a lo mío fandom, ni sentir-me traicionau. Ni fer-me irreconoixible y acabar ixuplidau, sobre scenarios de serie Z prebando de trucar l’atención en un imposible camín pa tornar a estar una estrela.

Me declaro fan de qui soi agora y aspero con langaria veyer lo que faré manyana, conoixer millor lo que he feito antes mas y disfrutar-me por cada momento. 

miércoles, 6 de octubre de 2021

Esprito #Inktober 06

Diz que los arbitros siempre perchudican a l’equipo d’uno. Que a sobén no exercemos ixa neutralidat que se nos suposa, ni l’esprito esportivo que diz que hemos de cusirar que i haiga sobre lo campo de chuego.

En lo mio caso yera verdat. Antes d’o partiu me feba una gambadetas por la contornada de l’estadio que me tocase de treballar-ie. Trigaba una persona a lo tun-tun, que no portiase garra distintivo d’as suyas preferencias futboleras; ni tapabocas, ni chambretas, ni sisquiá un pin. Me i acercaba y le preguntaba ¿vusté de qué equipo ye? Y a l’equipo que me decise, lo hodeba vivo. Por muit bien que chugasen ixe día, yera raro lo partiu que no conseguiba que perdese. Y ye que tener la chusticia d’a tuya parte ye bien important. Bella vegada, bell equipo, conseguiba blincar-se todas las trampas que le meteba y ganaba lo partiu. Alavez, pa la siguient que me tocase arbitrar-los, no repetiba lo procedimiento. No preguntaba a dengún. Feba tot lo posible pa equilibrar la mía cuenta personal y que perdese. Nunca no me venceban dos vegadas. A la fin acababan perdendo.

Como lo metodo yera puro azar nunca no m’acumuloron que le tenese quimera a tal u qual equipo. A totz les feba zancochos. Simplament se creyeban que yera mal arbitro. Se preguntaban, alticamaus, como podeba haber plegau en primer división. Contaban muitos que tendría bell parient, u contraparient, u amigo, u amant, entre la chent encargada de trigar los arbitros de primera. La verdat yera que, dica arribar en la categoría d’honor heba estau tot un profesional. Equidistant, riguroso, agudo. Ni chugadors ni aficionaus podeban meter un pero a las mías actuacions. Sí pas los hooligans, que a ixos iguals les tien lo que se veiga en las imachens de televisión ni en lo campo, que tot lo que perchudique a lo suyo equipo lo consideran inchusto. Pero la resta, lo que teneban lo minimo d’obchectividat exichible a un verdader aficionau a lo futbol, teneba bien buena opinión de yo en las divisions mas baixas.

¿Que por qué lo feba? ¡Qué me sé yo! Lo d’o futbol d’agora no me feba goyo. Tant espectaclo, tant podriu por los diners, con tot ixo d’as casas d’apuestas y los equipos en mans de cheques arabes u d’interpresarios que no i veyeban que un listau de posientos contables. Pero no yera ixo. Tot ixo ya lo sabeba quan accepté lo puesto. Estió como un concieto. Una maneras de divertir-me en lo mio treballo, de comprebar qual yera lo mio poder y las conseqüencias d’aplicar-lo a la guingorria. Con lo cenyo bien serio le quitaba l’amarilla a belún entre que m’esmelicaba por adintro con los suyos chilos y protestas uns segundos antes de quitar-le-ne la segunda por faltar-me. L’estrapalucio de l’afición fendo-se alcordanza de mi mai, mi pai y parients de dica quarto grau yera pa yo una sonata d’ixas que te levan dica paisaches primaverals, que te sientes en bella mena d’Edén si zarras los uellos y deixas que la mosica te i transporte.

Duró poco, ye claro. En bella ciudat tenioron la ideya de declarar-me persona non-grata. Muitas d’ellas no las hese visitadas nunca si no por lo treballo mío. ¿Qué se creyeban? Vai, aquí lo lugarón mas fierizo se creye que ye París y contimpara la suya ermita con Notre-Dame. A l’arreu, quantas ciudatz les fueron copiando. En casa mía me metié un mapa politico d’a peninsula y iba clavando una chincheta en cada cabo que me refusaba pa ir a visitar-lo malas que tenese bell rato. Dimpués, allí, como la mayoría no me reconoixeba, me gosaban tractar prou bien, como a un turista mas. Me gronxiaba con cada gracias y por favor d’os cambreros suyos, u d’os treballadors d’os museus y las oficinas de turismo.

A la fin pasó lo que heba de pasar. En un d’ixos puestos que no i yera bienveniu, una clica de carnuces, totz bien fuertes, con los brazos fendo ixos arcos de qui no puet pegar-los a lo cuerpo en tener-los rebutients de musclos, me fotioron firme sobo. Me deixoron feito un zarrio, pobre de yo. Me quedé con quatre dients menos y tarde quasi un anyo en recuperar-me de todas las lesions. Pa forro de bota, me sacoron la licencia d’arbitro. Ya no podría chuflar ni en los partius de solters contra casaus. Teniemos chuicios a-saber-los. Contra la federación y contra los animals que m’abatanioron. Y d’ixo vivo agora: d’as indemnizacions que la mía advogada - una choya de zagala, gana los chuicios mas embolicaus, si queretz tos paso lo suyo contacto - me consiguió.

Me dedico a las mías cosas. Foi maquetas, leigo muito, totz los dias foi gambadetas por la ciudat… cada tres u quatre meses viacho ta bell cabo. D’ixos a on que soi “grato”. Y he trobau nuevas aficions como comentar en internet lo malos que son restaurants que nunca no he visitau u clamar a la policía pa denunciar delitos que no existen. Lo futbol no lo he tornau a veyer. Agora m’aburre.

martes, 5 de octubre de 2021

Cuervo #Inktober 05

Diz que entre los animals mas intelichents d’a Tierra, i son los cuervos. Siempre se m’ha feito curioso que tiengan un puesto en ixa lista. I hai, en ixe salón d’a fama d’a sapiencia animal, muito bicho que las suyas capacidatz son caboliosas. Nusatros, prou que sí, y atros monos de toda mena. Tamién los delfins y las ballenas, que tanto goyo nos fan quan chugarrían con nusatros. Los cans, ye claro, que mesmo les entrenamos pa que treballen de policías, u de guías pa los ciegos u pa que faigan la fatera que pertoque. N’i hai d’atros curiosos tamién, como los pulpos, que diz que mesmo puede ubrir potes, con ixos tentaclos que a tot s’agarrapizan. Pero lo d’os cuervos siempre m’ha deixau sin sangre en la pocha.

Guarda si tienen la capeza chicota los muixons. Astí ye imposible que i culla guaire. Manimenos, en ixe crapacinet tant menuto, diz que se preixina d’estratechias pa resolver problemas relativament embolicaus. Y ye verdat. He visto videos que fan cosas que companyers mios d’especie no sabrían fer. ¡Que en lo nuestro taxón tenemos cada elemento que pa qué!

Aquí, en Zaragoza, de corvidos no n’i hai que dos: la gralleta y la picaraza. De corviellas, cuervos y gais, te cal marchar t’o campo pa veyer-ne. Pero de picarazas n’i hai a embute. Por tot. En totz los barrios, en los parques y en lo bell meyo d’a ciudat. Las picarazas, fatín-fatiand, pueblan toda la urbe. Igual como las palomas, pero dando menos mal. Y estando muito mas polidas, ixo ni se discute.

Siempre m’han feito goyo, con ixos reflexos azuls en la coda. Blincando u caminando, seguntes les convienga. Aterrizando d’ixa manera tant elegant, controlando cada chiro pa cayer en tierra suaument. Quan leyié lo d’a intelichencia, la mía envista sobre las picarazas cambió. A millor, en primeras. Empecipié a esmachinar-me-las preixinando lo que fer. La suya uellada, dica alavez muerta, como de Funko-Pop, se me feba analisadera, como si en cuenta d’estar buscando bell cuco pa minchar fuese planeando fer-se con la chefatura d’un hipotetico gubierno picarazo.

La intelichencia, como bien sabemos los humans, se puet fer servir pa lo mal. Pa ferir, pa matar, pa que lo pior de nusatros prenga lo control y sigamos innecesariament cruels. Aquell día descubrié que las picarazas son intelichents d’a mesma manera que nusatros.

En frent d’a botiga a on que treballo bi ha un chiquet parque a on que las picarazas no son mica estranias. Sentiba lo suyo soniu a soben. Pero ixe dia pareixeban esgramacar mas que grallar. Feban firme estrapalucio, asinas que salié d’a botiga a veyer qué pasaba. De maitins no bi ha guaire actividat, asinas que no yera problema que deixase lo mio puesto bell rato. La scena que trobé me enarcó. Una d’as picarazas yera picotiada, con lo tozuel quasi calvo, y heba perdiu quantas plumas d’a coda. Atras tres le enrestiban terne que terne. Una baixaba, le foteba con lo suyo duro pico en la foyeta, u en lo cuerpo, u le empentaba, y pasaba lo redolín a la siguient, que feba lo mesmo. Las que no yeran atacando se quedaban, limpio chilar, mirando-se-la fito-fito. M’esmachiné ixa mesma scena si fuesen humans y se me cheló la sangre. ¡Au va! ¡Marchatz, deixatz de dar mal a ista pobreta!, chilé a las maltractadoras. Con la chaqueta agafé a la victima d’as suyas picadas. Tasament se teneba. La fiqué en la botiga, en una caixa, con un poquet d’augua y una mica d’o pernil dulz d’o sandwich que m’heba levau pa almorzar.

En rematar la chornada se’n vinió ta casa mía. Astí le curé una mica las feridas, la escosqué y prebé de que minchase. Una amiga, que sabeba d’ornitolochía, m’aconselló como cudiar-la y, poquet a poquet, fue recuperando-se. En bell par de semanas consiguió esvolastriar por casa. Iba torpe y se fotió bell truco con las paretz. Normal, d’atra man, en una casa chiqueta como la mía. Yera plegau lo momento de deixar-la marchar. La fiqué en la mesma caixeta que heba feito servir pa rescatar-la y la liberé en lo mesmo puesto que la heba trobada. Voló bien. Se’n puyó ta un d’os esbarizaculos que bi ha pa los ninos y me pareixió que, dende astí alto, me gralló un gracias. Si de verdat son tant listas como se diz, creigo que estió conscient d’o que heba feito por ella.

Poco me duró l’alegría. Tres días dimpués amaneixió muerta en la puerta d’a mía botiga. Lo suyo calavre yera en lo bell meyo, bien vistero, fendo-se imposible d’ignorar. Quan la vide, se m’esbaró una glarima por lo caixo. ¡Con lo que m’heba costau de que se recuperase! Talment beluna d’as curas no la heba feita bien de tot. U yera masa ferida pa sobrevivir por muito que fese. Agafé lo corpichón d’a mía quiesta au. La deixaría en una d’as vasueras d’a plaza y prebaría d’ixuplidar-la pa. Quan me chiré, cinco picarazas se me miraban dende alto. Dende farolas u las brancas de bell arbol me cusiraban. Calladas. Sin tartir. Con ixos uellos, ausents de vida, clavaus en lo muixón por portiaba en la man. En ixos crapacinetz, tant menutos que ye increible que puedan acullir tanta intelichencia, feban plans contra yo, por haber polargau talment la vida d’a suya enemiga. Lo sabeba de bella manera. Fue dica la vasuera sin deixar de mirar-me-las, caminando a moniquet, prebando de no fer garra movimiento que podese fer-les pensar que las menazaba. Las picarazas tienen picos fuertes y duros. Talment no me matasen, si m’atacaban entre todas, pero buen zancocho me podeban fer. Quitar-me un uello, por eixemplo. Dixé lo calavre en la vasuera y torné t’a botiga. Adintro ya yera seguro. Chusto antes de zarrar-se la puerta, todas cinco facioron un gralliu. “Las cosas de picarazas se solucionan entre picarazas”, me pareixió que deciban.

Inspirau en la historia recontada en lo blog Tierra de barrenaus: https://barrenau.blogspot.com/2017/06/arya-la-picaraza.html


Cursos d'aragonés 21/22 en Nogara. Tierra de barrenaus 8x02

Empecipia lo curso escolar movidet. Entre que a CGT le dan la razón los tribunals por los sexenios d'as interinas y los días sin clase d'a Filomena, siguen las retalladas en lo profesorau, Azcón discrimina positivament a la privada concertada, que pa ixo son amiguicos, y lo claustro d'o Goya protesta por la falta de profesorau. Con iste paisache prencipiamos lo segundo programa d'a temporada.

Una nueva edición de Tierra de barrenaus a on que, como ye costumbre, tornamos a contar con la presencia de l'Asociación Cultural Nogara, que nos presienta los suyos cursos d'aragonés pa l'anyo 21/22. Por l'estudio pasó lo suyo coordinador d'amostranza, de conchunta con Antón y Jorge, profesors de tercer curso y Irene, alumna que fació segundo en lo curso pasau. Con totz quatre charramos d'a ufierta pa iste curso, d'o que pasó en l'anterior y d'experiencias arredol de l'aragonés. Encara que charramos un poquet d'a devantadera y lo concierto de presentación de O zaguer chilo V, que se fará lo 9 d'octubre, nos guardamos ixe tema pa lo siguient programa a on que charraremos mas a fundo sobre iste prochecto con Cherardo.

 Lo Centro Social Comunitario Luis Buñuel leva 10 anyos dando vida a lo barrio d'o Gancho y asperemos que le'n de lo menos diez anyos mas. Un puesto que en lo zaguer mes nos ha aculliu quantas vegadas, en la trobada de Radios Libres, l'aniversario de Radio Topo y la chornada de refirme a la Via Láctea, atro d'os locals que ye en periglo, encara que por diferents razons. La falta de centros socials ye por cada día mas grieu y habría de preocupar-nos cada espacio que perdemos.Tanimientres, en Uesca lo CSO La Cuquera y en Teruel A Ixena siguen con las suyas actividatz. 

Antimás d'istos temas, la parte mosical plega de man de DeUsted, de qui sentimos una nueva canción y ubrimos un nuevo calaixo, de tematica laboral, con un mitico grupo aragonés que ya sonó a-saber-lo en la temporada pasada y que siempre ye de buen remerar.

Programa #109

lunes, 4 de octubre de 2021

Nyudo #Inktober 04

Nunca no me fació goyo la truqueta. Me pareixe una prenda de tot inutil. Odiaba fer-me lo nyudo, totz los maitins, debant d’o espiello, antes d’enganchar. Ni sisquiá se me daba bien. La mayoría d’os días, me l’heba d’esfer y tornar a fer tres u quatre vegadas antes de salir de casa. Dimpués d’a reunión d’o consello d’administración d’a interpresa, quan a la fin me podeba estar solo en lo mio estudiet, me l’afloixaba de camín. Y con tot y con ixo, me seguiba pretando. Creigo que yera qualcosa mental, porque la suau tela d’as truquetas que teneba en ixas envueltas nian s’acercaba t’a piel mía. Garra d’ellas, porque en poseyeba buen fascal. D’elegants, de chuzonas, d’un ciento de colors pa que combinasen, de amplas, de finetas… de toda mena.

Quan me despidié d’o treballo estió la primer cosa que aventé. ¡A cascar-la! Me saqué la truqueta que portiaba y la chité t’a primer papelera que me trobé por la carrera. La resta, ya mas calmau, las levé ta un contenedor d’ixos que les dan la ropa a los pobres. No sé si les fará guaire honra, nunca no he visto un pobre con truqueta, pero que me sé yo, puet estar que las faigan servir pa trapos. U pa quan faigan bella entrevista de treballo.

La baixa por depresión me fació cambiar la vida de tot. Pillé la patacada de diners que empliba la mía cuenta corrient y me merqué, muito mas barato que no m’hese pensau, una cabana en la montanya, quantos animals y tierras pa cautivar. Habié d’aprender-lo tot quasi de zero. Tasament heba visto bella uella quan nos n’ibanos con los companyers a fer trekking. Las verduras me las minchaba con anglucia, que me feban firme goyo, pero dica alavez yera un misterio pa yo cómo arribaban t’o plato mío. No se me dio malament. Creigo que no se me da malament cosa. Tot lo que he feito en la mía vida m’ha saliu acceptablement bien. Las uellas daban corders, l’hortal daba verdura y la vida yera simpla y sin truquetas. Siempre portiando ropas amplas, sin preocupar-me de cómo me veyería Fuleno, que yera d’atras interpresa bien important, u Mengueno que yera conceller y nos podría conseguir un contracto bien laminer.

Pero tener-lo tot, lo menos a nivel teorico, tampoco no te salva d’a depresión. Torné, astí en lo mont, a los ploros sin sentiu, a no reconoixer-me, a perder de tot lo rumbo d’a mía vida, a querer pasar mas rato dormindo que dispierto. Diz que totz somos conectaus y que la naturaleza nos influye igual como le influyimos. Yo no sé si ye pa tanto, pero lo caso ye que las uellas yeran pior y l’hortal no me daba tanta verdura.

Deixé lo lugar. Malvendié la casa, las uellas, las tierras y mesmo un tot-terreno que m’heba mercau. Me’n baixé t’a ciudat unatra vegada. En la interpresa m’asperaban contentos. Lo director cheneral se chuntó con yo personalment, y ixo no lo fa guaire. No le agrada mica lo contacto tant cercano con personas, asinas que gosaba reunir-se por videoconferencia. Que nos trobasenos cara a cara yera sinyaler d’o que se m’estimaban. La mía marcha s’heba notau. En los cinco anyos que heban pasau la interpresa heba deixau d’ingresar a-saber-los diners. Seguiba estando rendible, prou que sí, pero s’empecipiaba a veyer la craba roya de fer fallita. La negociación estió larga. Quereba mas diners, mas capacidat de decisión y bell concieto como un auto d’interpresa d’alta gama. Chusto antes de sinyar, en l’espacio blanco baixo lo mío nombre, recordé una zaguer clausula. “No quiero portar truqueta. Nunca”. Lo directo se’n fació a rialleta. Lo mío cenyo no cambió, transmitindo que no yera una chanza. “Nunca”, repitié. L’acceptó de camín. “Agora los modos s’han relaxau”, me dició, “y muito executivo no en porta”.

La verdat ye que soi l’unico que no en porta. En atros paises sí que ye asinas, y lo d’as truquetas se veye mesmo antigo, demodé. No pas en lo nuestro. Lo caso ye que no he tornau a cayer en la depresión. La vida neorural no yera la respuesta a la mía malotía. Ni lo treballo lo mío problema. No puet estar la truqueta. Sería absurdo que nomás una prenda, por molestosa que siga, me provoque ixa angunia. No sé lo que será, pero hue, aquí, entre que firmo l’ERE que salvará las cuentas d’a interpresa, soi feliz y sin truqueta.

domingo, 3 de octubre de 2021

Vaixel #Inktober 03

En la prova d’o suyo vaixel la pirata Ariadna columbraba lo barco enemigo. “Rumbo ent’alla”, chilaba entre que sinyalaba con la suya espada l’horizont. “A tot meter”, ordenó, y sintió como iba puyando la velocidat. Lo viento en la cara, las ulors de l’augua, la gloriosa sensación d’a capitanía… no podeba estar mas feliz.

Dende que comandaba lo suyo propio barco iban d’una chesta t’atra. Lo nombre suyo se mormostiaba en tabiernas y castillos, en fortalezas y en cada mar, sobre cada vaixiello y mesmo en las esplucas que s’empliban d’augua en la pleamar pa vuedar-se-ne dimpués. Heban redotau a los bucaners d’o sur, que tantas vegadas les heban prebau de fer naufragar. L’asalto acabó con lo barco suyo a pocar de fundir-se y tot lo tresoro que portiaban en mans d’a feliz tripulación de Ariadna. Los cosarios d’as Islas Misterio no heban aguantau ni zarapita debant d’a suya garrispa y motivada clica de piratas. Ni sisquiá l’Almirante CaraTallada, que nomas sentir lo nombre suyo feba tremolar de miedo a qualsequier habitador d’as costas d’ixa parte d’o mundo, heba puesto concarar-se-le. Heba resistiu, sí, como lo gran mariner que yera, y confirmando lo prestichio que se le acumulaba. Pero cosa no podeba vencer a la pirata Ariadna. Agora, a cada vegada menos distancia d’o barco suyo, perseguiba a Lo Lampit Negro, toda una leyenda d’a navegación. Yera considerau lo vaixel mas rapedo d’a historia, mesmo mas que no lo FurtaVientos, si lo que se deciba yera verdat. Teneba la tripulación mas fura y batallera d’o mundo conoixiu, que no dubdaba en seguir luitando por muitas feridas que les fesen. Se protecheban con trenta canyons por cada costau, que vomecaban balas de metal capables de traviesar-lo tot. Una sola que le alcanzase, si yera en un puesto malo, podeba ubrir una vía d’augua que les levase t’o fundo d’a mar en un tres y no res.

Con tot y con ixo, fuyiban, y Ariadna sabeba porqué. Teneba lo secreto pa fer-les reblar. L’asalto yera quasi a tocar. ¡Prestos totz!, chiló a los suyos, que obedeixioron de camín, prenendo las armas.

De bote y voleyo, una voz trencó la suya concentración.

- Ari! Ari! Baixa d’astí! Que hetz de dar-le la barquichota a ixe sinyor. ¡Viene-te-ne! T’has capuzau bien, ¿eh? Ixuca-te con la tovalla, que pillarás fredo. T’he traito un entropan de choped, que serás cansa dimpués d’ista aventura! ¿Te l’has pasau bien?

Entre que la pirata Ariadna esdeveniba Ari Alameda, d’o barrio de Torrero, veyeba como la suya tripulación esdeveniban los companyers de clase y lo suyo temiu vaixel un muntón de colchonetas apegadas con cinta americana de manera que aguantase las dos horetas que duraba la Baixada d’a Canal Imperial. Ista vegada l’Almirante CaraTallada se le heba escapau, pero a l’atro anyo l’agafaría. Dengún no conseguiba eslampar-se por masa tiempo d’a pirata Ariadna. 

sábado, 2 de octubre de 2021

Trache #Inktober 02

Diz que pa miraglos, ta Lorda. Pero como a yo me queda masa luent, me’n soi veniu ta Xaraba, t’o balneario, que diz que te i curan tot. Yo quereba curar-me las penas, pero no i hai garra augua que te cure ixo. Ni la bebida, prou que no, que ye lo que preban de fer a-saber-los. Cuento que pa ixo, pa curar-te las penas, te caldrá Lorda. Pero me queda masa luent. Y masa caro. Encara que hese feito pocha toda la mía vida, no creigo que me l’hese puesto permitir. Lo de Xaraba, sí, porque me tocó bella perreta en una quiniela de dotze. No guaires. Lo chusto pa pagar una semaneta d’aloix. Con la edat que tiengo talment no me quede guaires semanetas. Aquí no curarán las penas, pero si me curasen la esquena ya me faría contento. Con ixo ya tiengo prou. Que me fa mal quan cambeo de postura. Y quan me quedo por muito tiempo en la mesma postura. La realidat ye que me fa mal terne que terne. No deixa de fer-me mal nunca. Tanto anyo treballando, acochando-me y devantando-me, carriando cosas d’un puesto t’atro... ¡como un somero que he fochau yo!. Y en chubilar-me m’empecipian a dar totz los mals que nunca no heba patiu. Que de baixas yo, pocas n’he disfrutau. Los mas chovens ya veniban sabendo-se los dreitos, y fendo lo que hese d’haber feito yo. Que si les feba mal qualcosa, se quedaban en casa dica que se trobasen millor. U clamaban a lo medico d’a interpresa, que yo no sabeba ni lo telefono suyo. A yo me feba vergüenya. Y una mica de miedo, tot cal decir-lo. A seguntes que edatz ya no te pillan pa treballar en garra cabo, asinas que t’has d’estar a on que sigas y prou. Ixo ye como una condena. Bella mena de secuestro d’amagatons. Como los presos que van nomás t’a garchola a dormir, pero de revés. Yo saliba d’a mía garchola personal pa dormir.

Lo caso ye que me’n venié t’aquí, ta Xaraba, t’o balneario, que diz que te i curan tot. Me calé lo trache bueno, que siempre que voi a conoixer a chent nueva me fa goyo d’estar presentable, elegant. Implié la maleta con lo chusto. Una muda, un par de libros, cauquerré y lo neceser. Pillé l’auto, que encara puedo guiar. Diz lo fillo mio que no, que los d’a revisión medica cobran precisament pa pasar-te-lo tot encara que sigas en las tres pedretas. Pero yo la he pasada. Veyeba las letras que me dició la zagalica con la bata, y lo catatico d’os rudios, ixe que ye como los videochuegos, no me chufló guaire. Asinas que soi en condicions de guiar. Si lo dicen los medicos, ells sabrán mas que no lo mio fillo, que no ha feito que una efepé de soldador. Que de soldar sabrá, pero no pas d’as cosas d’a medicina. Pillé l’auto, como te deciba, y me’n venié t’aquí. Camín-camín y chino-chano. Y si chuflan por la carretera, que mas d’un me chufló porque, en estar viello, voi a monico, a la marcheta, pues que chuflen. Como deciba la historieta ixa d’o burro y lo tren: “chufla, chufla, que como no t’apartes tu”.

No heba estau nunca en un balneario y me l’asperaba d’atra manera. Mas como un hespital, como si venise un exercito de enfermeras y te fotesen con chorros d’augua. Y te levasen d’un cabo t’atro fendo-te prebas. Pero no. Quan plegué ya me quedé bien enarcau. En ye de bonico tot isto. M’enamoré de camín d’o riu, con la mormor ixa que fa tant agradable, y ixe camín, que va seguindo-lo, tot rodiau d’arbols y paixariquetz que piulan en veyer-te arribar. U no, talment sigan piulando de contino y lo que pasa ye que no los sientes dica que pasas por debaixo. Y en los puents, si te miras t’abaixo, i hai un puntal de peixes limpio minchurriar los trocetz de pan que les chita la chent. Mas que mas la cachimalla. Y bell lolo, como yo, que guaires atras cosas a fer, no’n tenemos ya. Fa goyo de veyer-los astí, indo varrenaus, con la boca patalera, a trusquir-se tot lo que caiga. Fa goyo veyer ixa simpleza. No tienen maldat. No fan que minchar y nadar y a dengún no fan mal. Ya que bi hese mas personas como peixes, que n’i hai que no fan bondat en la suya vida entera. Y por lo que siga Dios, a ixos, les ne da una de bien larga. Yo no sé qué criterios tien, Dios, porque yo, que creigo que he estau bueno totz los anyos que levo sobre ista tierra, no m’ha dau que lo mal d’esquena iste que me viengo a curar. La paga, la chiqueta paga de chubilación, diz que me la da l’estau, pero no pas. Que ixa me la he ganada yo cada vegada que m’acochaba, cada una que me devantaba y cada peso que carriaba. ¿U que quieren que faiga agora, con la mia edat y firme chaquiento? ¿Que me pudreixca por astí? ¿Que se me minche bell vueitre? U me dan bella perra, que ya me la he ganada, u me deixan morir, no i hai alternativa.

Pues ixo, que con la paga chiqueta, me da chusto pa vivir, pero como gané la quiniela de dotze, que guaires perras no son, pero pa una semana aquí, en tiengo prous, me’n vinié ta Xaraba. Que Lorda me queda masa luent y se m’iba de presupuesto. Y aquí soi en banyador, quasi en coritatis porque se m’ha quedau chiquet, en ista badineta que tienen aquí montada. Con l’augua asinas, calenteta, yo creigo que se m’amillorará la esquena. Las penas no sé. Cuento que pa ixo talment calga Lorda. Por agora me voi a quedar aquí un rato mas y dimpués, de tardes, me faré una gambadeta por lo riu. Antes pasaré por lo furno, a veyer si me dan bell coscurro que les haiga sobrau, y asinas, a esmodregón, les ne voi chitando a los peixes quan pase por lo puent y aproveito pa contar-les las penas mías que, quan se recuentan, pareixe que se comparta lo suyo peso y con tanto peix que n’i hai, a poca pena que se leven, d’una parte ya me’n libraré.