miércoles, 27 de junio de 2007

Tres esferras III. Os Decretos de Nueba Planta

En prenzipiar o sieglo XVIII a independenzia d’Aragón yera más nominal que reyal, pero continaba tenendo as suyas propias leis y dreitos. A situazión yera de guerra por o problema suzesorio que bi eba. Dos casas, os Borbons y os Austrias barallaban por o trono español. Os países d’a Corona Aragonesa eban refirmau a Carlos d’Austria mientres que Castiella y Nabarra refirmaban a o Borbón Felipe d’Anjou. En a baralla d’Almansa (Albazete) as tropas borbonicas benzión a l’exerzito austrazista, ganando a Guerra de Suzesión y prenzipiando a establir o nuevo sistema borbonico zentralista remedando o modelo franzés.

Felipe IV (V de Castiella) dezidió allora castigar a os territorios que eban refirmau a Carlos, con a publicazión d’os Decretos de Nueba Planta que beniban a reordenar tot lo sistema de gubierno d’os países baxo lo suyo reinau. O 29 de Chunio o primer Decreto, que feba referenzia a os reinos aragonés y balenziano, aboliba os fueros d’os dos países y as suyas instituzions (As Cortes, O Chustizia, a Diputazión…). En ixe decreto, que o testo tos copio más t’abaxo, se imposaban as leis castellanas en os reinos de Balenzia y Aragón por dreito de conquista (literal). Dimpués se publicarían os Decretos de Cataluña y Mallorca (1715), an que tamién s’estricallaban as suyas leis. En o caso catalán s’aplicó a tot lo suyo territorio fueras d’a Bal d’Arán. En o caso mallorquín o Decreto no estió tan furo por a negoziazión que bi abió. En 1711 Aragón (Balenzia no) recuperó parti d’o suyo dreito, o dreito pribau, que encara güe tenemos. Os “territorios forals” (güe Nabarra y Euskadi) no tenión iste castigo por aber refirmau a Felipe y continón tenendo os fueros suyos.

En o mesmo Decreto no solo s’imposaba o dreito y as instituzions castellanas, sino tamién os suyos “usos y costumbres” en una platera referenzia a la luenga y cultura d’os países aragoneses. En Aragón o castellano ya yera luenga de la más gran parti de l’almenistrazión (que no d’o pueblo) pero ixa luenga s’imposó tamién en os países de raso catalanoparlans.

As Cortes Aragonesas no se tornarían a achuntar dica la plegada de l’Estatuto d’Autonomía, fueras de en a Guerra d’a Independenzia contra os franzeses an que Palafox las combocó. A tamás d’aber pasau un sieglo, os aragoneses y Palafox en concreto remeraban as nuestras instituzions.

Aragón eba conserbau as suyas instituzions, dreitos y leis, fizienda, cultura… mientres sieglos y sieglos de guerras y imbasions con cuasi tos os países bezins. Aragón estió un Estau con mayor u menor (u mica) interbenzión castellana, pero un Estau. Dende 1707 Aragón se tornó un apendiz castellano. Xublidaus, pallar de l’Estau, fatos utils cuan caleba, país an que foter-se lapos entre castellans y catalans, un troz de tierra an que charrabanos raro.

Con tot y con ixo, Aragón no se xublidó. Mientres o sieglo XVIII os representans aragoneses en as Cortes castellanas prauticón bella mena de rechionalismo como o que se fa agora conseguindo formar una colla de presión importan an que yeran personaches como o Conde de Aranda (iste sí que ye o famoso). Os costumbres aragoneses no se dixón y continemos con buena parti d’a nuestra cultura. L’aragonés encara se charraba (y se charró dica o sieglo XX) en buena parti d’o territorio. Caldría asperar dica 1936 ta que os aragoneses reclamasenos un territorio nuestro de traza formal, encara que a Guerra Zibil Española crebó por bels pocos meses as nuestras aspirazions (si Franco s’ese asperau dica l’ibierno…).

Iste ye l’articlo que remata a serie d’as tres esferras contra Aragón. Bi’n ha abiu muitas más pero istas creigo que son as más importans. Güe, en Aragón, no conoxemos a historia nuestra. O diya nazional ofizial ye o 23 d’Abril, San Chorche, un santo cristiano. Ni o 20 d’Abiento ni o 29 de Chunio se fa mica acto instituzional. No sale garra notizia en os papers, TB u radio. Pasa inorau de raso por toz os aragoneses fueras d’os cuatro que conoxemos a historia y creyemos que ye importan conoxer-la, remerar-la y demandar un achute de cuentas (en o sentiu bueno d’a esprizión). Iste 29 de Chunio se fan 300 años d’o Decreto de Nueba Planta aragonés. Remeraz cuantismo mal dión en España con o 500 cabo d’año de la plegada de Colón en America, con o 30 cabo d’año d’as “primers” elezions democraticas (xublidando as d’a II Republica, por zierto), con Lorca (xublidando a Neruda) u con cualsiquier fatera? En Aragón somos terne que terne fendo “l’año de Goya”, “l’año de Ramón y Cajal” y asinas asinas. Que me parixe muito bien. Pero femos 300 años conquerius (como diz o Decreto, que no imbento cosa) y aquí dengún no diz cosa. Os mainates de turno s’enfuelgan con o nuebo estatuto de buenos y leals españols y prou. Un primer trango enta la nuestra dinidat como país y nazión sería tan fazil de dar como zilebrar y remerar toz os años ixas dos calendatas, o 20 d’Abiento y o 29 de Chunio y mesmo fer-las as fiestas nazionals d’Aragón, como muitos, de traza particlar ya femos.

Tos dixo con parti d’o testo d’o Decreto que charra por si mesmo. Prenez-tos dos menutos en leyer-lo que bien se’n bale (en castellano):

Considerando haber perdido los Reinos de Aragón y de Valencia, y todos sus habitadores por el rebelión que cometieron, faltando enteramente al juramento de fidelidad que me hicieron como a su legítimo Rey y Señor, todos sus fueros, privilegios, exenciones y libertades que gozaban y que con tan liberal mano se les habían concedido, así por mí como por los Señores Reyes mis predecesores, particularizándolos en esto de los demás Reinos de esta Corona; y tocándome el dominio absoluto de los referidos reinos de Aragón y de Valencia, pues a la circunstancia de ser comprendidos en los demás que tan legítimamente poseo en esta Monarquía, se añade ahora la del justo derecho de la conquista que de ellos han hecho últimamente mis Armas con el motivo de su rebelión; y considerando también, que uno de los principales atributos de la Soberanía es la imposición y derogación de leyes, las cuales con la variedad de los tiempos y mudanza de costumbres podría yo alterar, aun sin los graves y fundados motivos y circunstancias que hoy concurren para ello en lo tocante a los de Aragón y Valencia. He juzgado conveniente (así por esto como por mi deseo de reducir todos mis reinos de España a la uniformidad de unas mismas leyes, usos, costumbres y Tribunales, gobernándose igualmente todos por las leyes de Castilla tan loables y pausibles en todo el Universo) abolir y derogar enteramente, como desde luego doy por abolidos y derogados, todos los referidos fueros, privilegios, práctica y costumbre hasta aquí observadas en los referidos reinos de Aragón y Valencia; siendo mi voluntad, que éstos se reduzcan a las leyes de Castilla, y al uso, práctica y forma de gobierno que se tiene y ha tenido en ella y en sus Tribunales sin diferencia alguna en nada; pudiendo obtener por esta razón mis fidelísimos vasallos los Castellanos oficios y empleos en Aragón y Valencia, de la misma manera que los Aragoneses y Valencianos han de poder en adelante gozarlos en Castilla sin ninguna distinción; facilitando yo por este medio a los Castellanos motivos para que acrediten de nuevo los efectos de mi gratitud, dispensando en ellos los mayores premios, y gracias tan merecidas de su experimentada y acrisolada fidelidad, y dando a los Aragoneses y Valencianos recíproca e igualmente mayores pruebas de mi benignidad, habilitándolos para lo que no lo estaban, en medio de la gran libertad de los fueros que gozaban antes; y ahora quedan abolidos: en cuya consecuencia he resuelto, que la Audiencia de Ministros que se ha formado para Valencia, y la que he mandado se forme para Aragón, se gobiernen y manejen en todo y por todo como las dos Chancillerías de Valladolid y Granada, observando literalmente las mismas regalías, leyes, práctica, ordenanzas y costumbres que se guardan en estas, sin la menor distinción y diferencia en nada, excepto en las controversias y puntos de jurisdicción eclesiástica, y modo de tratarla, que en esto se ha de observar la práctica y estilo que hubiere habido hasta aquí, en consecuencia de las concordias ajustadas con la Sede Apostólica, en que no se debe variar: de cuya resolución he querido participar al Consejo para que lo tenga entendido.

1 comentario:

Ferran dijo...

Gracias por el artículo (s). Muy interesante, como casi todo lo que leo en tu web. Cada día flipo más con nuestra manera de ser. La de los aragoneses, digo. O nos pasaron el rodillo y la lija hasta por el cerebro (lo digo por la amnesia colectiva) o nos la suda todo. Mi madre, literana, habla catalán. Yo, no. En mi pueblo, Monzón, se cargaron lo que nos quedaba de fabla a duro de decirnos en el instituto que éramos unos garrulos (como dice Kase-o, tampoco yo hablo fabla pero admiro al que la habla). Yo mismo soy un ignorante que desconocía esa parte de nuestra historia. Y me ha impresionado. Alguien nos pedirá cuentas en el futuro por el crimen cultural de lesa majestad que están a punto de cometer esos jodidos políticos de las Cortes aragonesas (ya sólo es cuestión de tiempo que una, quizá dos, de nuestras lenguas seas exterminadas vil y fascistamente). En fin, seguiré leyéndote. ¡Entalto Aragón, mi nazión, autodetermina!