jueves, 17 de octubre de 2019

Ornamento #Inktober 17

Teneba amigos que yeran fans d’o verano. Les feba goyo la calor, ir meyo espullaus por las carreras, capuzar-se en las badinas, la mosiqueta facilona y los mojitos en la placha. En teneba d’atros que adoraban l’hibierno. Arrebullar-se con la manteta en lo sofá, un buen chicolate calient, las luces de nadal por las carreras, los paisaches nevaus… Ell yera de l’agüerro.

En lo cabo d’o verano, quan las primeras fuellas empecipiaban a cayer, le cambiaba la humor. Ya le teneba igual si yera sudau, si lo sol le enlucernaba u los mosquitos le fizaban. Lo cambio d’estación yera a tocar y tornaba la suya felicidat. Toda ixa variedat de tonos en las brancas d’os arbols le inspiraba de raso. Las vacacions d’o treballo suyo se las pillaba pa ixas calendatas siempre. Quan ya toda la resta d’a plantilla yera tornada d’os suyos destins mediterranios. Aproveitaba pa pintar, escribir, fer bella canta u fustiar bella figureta. Lo que lo cuerpo le demandase cada anyo.

Cada día de vacacions preneba de tierra una fuella. No pas una a la bimbola. Tardaba buen rato a trigar-ne l’adequada. Habe tiempo heba empecipiau a ornamentar una d’as paretz de casa suya con ixe fruito de l’agorrada que los arbols deixaban cayer. En un d’os cabos, alto a la cucha, yera una fuella bien verda. Brilant, como si fuese de primavera. En l’atro, abaixo a la dreita, una d’un royo mas fosco que la sangre. Y entre todas dos, un Arco Sant Chuan de follarasca. N’i heba de tot: chopos y platanos, abetoches y freixens, faus y caixicos, cireseras y telleras. Bella mena de chardín botanico en un muro.

Quan i posó la zaguer fuella, la que empliba lo poco espacio en blanco que encara quedaba, la paret empecipió a esfer-se. Lo formigón, lo cheso y mesmo los fierros d’a estructura esdevinioron un fino polvo que se mezclotió con la follarasca. A monico, tot barrachando-se moviu por una bisa que prencipiaba a recorrer lo salón rodiando-lo. Las fuellas y lo muro, casa suya y los vistius d’os arbols se facioron uno. Y con la mesma suau airera, debant d’os suyos uellos, la paret se fue refendo, con todas las colors unidas en una composición como no heba visto en garra d’as exposicions de pintura que tanto freqüentaba. Dende aquell día, en casa suya, siempre yera agüerro.


Iste relato fa parte de l'Inktober literario en aragonés de 2019. 

miércoles, 16 de octubre de 2019

Salvache #Inktober 16

Chugaba con las olas d’a mar como si no fuesen feitas de puro chelo. Por muit buena nueit que fese, cabo d’anyo no yera buena calendata pa banyar-se. Ni sisquiera en ixe lugar de la Safor. Manimenos, astí yera ella, con las suyas amigas, como si podesen fer d’a fredor calor. Joan se descansaba, fendo-se un fumarro, posau sobre l’arena, sentindo-se un falso por portiar la suya chaqueta. “Yo no i entro. Sotz varrenadas. Tos aguardo aquí”, les heba dito.

La nueit que yera a pocas de rematar heba feito honor a la canción d’aquell Festivern: Nit salvatge. “¡Y tanto!” - pensó. La heba conoixida en la barra, demandando bieras pa toda la suya clica de Getxo. Dotze zagalas y zagals venius dende astí, de propio, ta ixe festival. Y a ell le heba feito galvana puyar bells pocos kilometros ent’o norte. Facioron pacha de camín. Chuntoron las collas d’amigos en lo concierto de Smoking Souls y, antes de que empecipiase Oques Grasses yeran mentendo bote de conchunta. Las dos clicas pareixeban conoixer-se de toda la vida. Quan acabó Riot Propaganda, totz dos se quedoron en un costau, apartaus bell poquet d’os amigos. Charrando de mosica y politica, d’os suyos lugars, de festivals y nueitz de borina. Marchó t’a tienda con ixe cenyo d’ababol d’os días que valen la pena vivir-se.

A l’atro día tornoron a chuntar-se en l’actuación d'Atupa. A metat de concierto de Juantxo Skalari, con los punyos devantaus baixo las estrelas d’ixe ciel valenciano, Amets le agafó lo tozuel y le besó. Duró lo que tardó lo ritmo d’o suyo ska en convidar a fer pogo de nuevas. Unatro baile salvache. Unatra canción que nunca no ixuplidaría. Se blincoron Plan B y Els Catarres y tornoron pa Aspencat entre las moflas d’as dos collas d’amigos.

Totz los conciertos sonoron perfectos. La biera sabeba como nunca. Sentiba que tot yera posible. Que Amets y ell, y totz los suyos amigos, y lo publico d’os festival y los mosicos que dende alto deciban las suyas proclamas, yeran capables de fer la revolución. Politica, cultural, personal. Por una nueit, una nueit salvache, la menaza de no independizar-se nunca, los minitreballos de mierda que heba teniu, los supensos, las esfullinadas d'a familia… tot dispareixeba. En los suyos uellos se dibuixaba un camín que le sacaba d’o barducal d’a suya vida cutiana.

Astí acababa la nueit. Astí acabaría probablement la suya historia. ¿Quantos kilometros les separarían a l’atra semana? ¿Seiscientos? ¿Setecientos? Sentiba que la luna se lo miraba, zocegosa por saber qué quereba, qué faría a l’atro maitín. Pensó en marchar de Castalla. Pensó en demandar-le que se’n venise. Quereba seguir conoixendo-la. Quereba saber toda la resta d’historias que le heba deixau por contar. Descubrir nuevas mosicas a lo suyo costau y vivir un ciento mas de nueitz como ixa.

Alentó lentament. Zarró los uellos. Risas. Mar. No iba a deixar que lo futuro le estricallase lo present. Ubrió los uellos. Lo fumo salió d’a boca suya. Amortó lo fumarro y s’espulló. A l’atro día decidiría lo que calese. Hue yera siempre encara. Se sacó lo miedo a la fredor d’o mediterranio hibernal y se ficó en l’augua. Amaneixeba en la Safor y remataba ixa nueit salvache.

Basau en la canción Nit salvatge, de Smoking souls que sirvió pa promocionar lo Festivern d’a edición 2015/2016


Iste relato fa parte de l'Inktober literario en aragonés de 2019. 

martes, 15 de octubre de 2019

Leyenda #Inktober 15

Bienvenius todas y totz a iste tour. Me digo Irina y hue seré la vuestra guía. Si tienen qualsiquier pregunta, no dubden en devantar la man y prebaré de responder-les. Como ya sabrán, y por ixo cuento que son en iste viache, tanto l’anterior dictador, como la lider d’a rebelión que nos liberó, estioron naixius y creixius d’iste mesmo lugar. Aquí mesmo, chunto a iste lavadero, diz que estió una d’as suyas zaguers conversas antes que totz dos empecipiasen la suya actividat politica. Yera fiestas y se chugaba lo campionato de guinyote. Como totz los anyos Raúl y Silvia se i apuntoron con las suyas parellas y arriboron a la final. Heba estau muit competida. Yera la zaguer partida d’o coto. Sobre la mesa, las cartas, dos pacharans, un whisky y un vin dulz. Repartioron. Raúl vido la suya man y dició: “Antes será Aragón una Republica Socialista que vusatras ganetz ista partida”. “Antes no, pero será”, diz que le respondió Silvia. Poco dimpués yera cantando las quaranta, ganando partida, coto y campionato.

La resta ye historia, no cal que les ne cuente. Gracias a Silvia se fundó la Republica Independient Socialista d’Aragón a on que agora podemos vivir libres y iguals. I hai qui diz que no pasó asinas. Mesmo n’i hai qui diz que perdió lo campionato. Los rechistros se cremoron en la revolución, ya lo saben. Talment no pasó exactament asinas, pero en toda leyenda i hai una parte de verdat. Continemos la visita.


Iste relato fa parte de l'Inktober literario en aragonés de 2019. 

lunes, 14 de octubre de 2019

Cluixiuesos y Inktober2019. Tierra de barrenaus 6x03

Fer-le aprecio a toda la polideza que tenemos debant d'os nuestros uellos ye qualcosa bien important que talment haiga d'estar aprendida, que no ye nata. No sé si naixié asinas u si lo he aprendiu en lo mio creiximiento, pero no deixo de maravillar-me con tantas y tantas choyas que tenemos a tocar. D'una ellas, en charramos en iste nuevo Tierra de barrenaus radio.



Ixa choya d'a naturaleza que tenemos la suerte de poder disfrutar ye lo cluixiuesos, una au rapinyadera que habita los Pirineus y dende fa bell tiempo ha tornau a vivir tamién en lo Mayestrato. Asinas, a lo norte y lo sur d'o país, podemos convivir con un ser que estió a pocas d'acotolar-se y que hue encara lo tien bien dificil pa sobrevivir a iste antropoceno. La educadora ambiental Tamara Marzo Rins torna t'o programa pa explicar-nos un poquet mas sobre iste animal tant sorprendent. 

En la segunda parte, tos charraré d'o Inktober, ixa iniciativa que muitas conoixeretz y que qui leiga lo blog de contino ya ha puesto leyer durant totz istos días. Iste reto ha feito que lo mes d'octubre prenga una nueva dimensión creativa a on que podemos trobar-nos con muitas cosas bien intresants por tot lo ret. Con ixa sincusa, aproveito pa leyer-tos un d'os relatos que he escrito, asperando que tos faiga goyo.

En la parte mosical, en la canción con categoría, en reprengo una que facié servir l'anyo pasau: la canción blasfema. Tos ne presiento una d'una colla que tamién tenió a-saber-los problemas legals con la Ilesia catolica. L'atra canta arriba dende O zaguer chilo 3, lo disco de vinte cantas en aragonés feitas por vinte bandas que han quiesto colaborar-ie. Una bien especial pa yo, d'un d'os mios grupos favoritos


Chigant #Inktober 14

La vechetación yera l’ama de Zaragoza. L’apocalipsi le heba regalau toda una ciudat por a on que medrar. Yera impresionant veyer como, mesmo en lo puesto mas rarizo, bell chito feba tranya. Los animals d’a redolada, antes mas espantaus por la nuestra pudor, lo nuestro rudio y la nuestra agresividat contra ells, heban conqueriu totz los nuestros espacios. Lo chabalins correban por tot lo Parque Gran como si hese estau lo suyo habitat dende habe sieglos. I heba crabas, ciervos, cans salvaches... por tot. Los gatos heban pasau de protagonizar adorables videos a on que feban sonar un piano a suposar un buen problema si te los escunzabas en seguntes qué puestos.

Levaba ya un anyo sin veyer humanos vivos. Los primers diyas me preocupé de amuntonar y cremar los calavres d’o mio vico. Dimpués ya me’n cansé. Los bichos en darían buena cuenta. Heba recorriu las carreras cercanas, buscando birolla y ferramientas pa sobrevivir. Agora la ciudat me pareixeba chigant. Un gran y silencioso territorio habitau nomás por yo. Prebaba de charrar en voz alta, pa no perder lo costumbre. Pa no sentir-me tant solo. Un anyo ya.

Ixe maitín yera chunto a o río. Teneba un puesto dende a on que pescaba. Los barbols me se me feban agora luxo culinario y por l’Ebro tornaban a baixar-ne a trompicuesco. Bella cosa se movió en l’atra orilla. Agafé los prismaticos. A l’endrecho yera ella. Caminando entre los arbols d’a marguin cucha. Quasi ueitocientas mil personas viviban en Zaragoza antes de l’apocalipsi y chusto heba sobreviviu una d’as que conoixeba. Nunca no hebanos feito guaire pacha. Tasament hebanos charrau. Pero tenebanos quantos amigos en común.

Lo mío primer impulso estió chilar-le, pero a l’inte decidié de pensar-ie bell poco mas. La fin d’o mundo m’heba ensinyau a estar prudent. Si ella sabese d’a mia existencia probablement querría compartir los suministros, las armas, las ferramientas, la vida. Habríanos de charrar. ¿Y de qué charraríanos, si ya no bi heba ni tele, ni esportes, ni sisquiá politica u treballo? Talment mesmo querese repoblar la ciudat y nunca no m’heba feito goyo fisicament.

No le diría cosa. No habría de compartir la mia birolla, ni la gran casa a on que viviba agora. Ni pensar en temas pa charrar. Las mias cosas continarían estando nomás mías. M’amagué pa que no me veyese. Entre la hierbas la cusiré con los prismaticos dica que marchó. Sospiré aliviau. No m’heba visto. No habría d’aguantar-la. Toda la ciudat seguiba estando mía. U lo menos, la marguin dreita.


Iste relato fa parte de l'Inktober literario en aragonés de 2019. 

domingo, 13 de octubre de 2019

Cenisa #Inktober 13

Una glarima salió d’o uello suyo, por primer vegada en muitos anyos, y viachó en lo tiempo. Dica 1945. Levaba un anyo en l’exercito quan liberoron Mauthausen. Remerar-lo no nomás le trayeba las terribles imachens. Tamién ixa ulor pudenta que se te ficaba por tot lo cuerpo. Lo soniu d’os chemecos d’os febles cuerpos que tasament yeran mas que gosaralla y pelleta pero que, con tot y con ixo, heban reservau fuerzas pa vitorear-les. Entró con atros quatre soldaus en los furnos. Ell iba lo primer, con lo fusil en lo huembro por si quedaba bell nazi con ganas de resistir. Ubrió una puerta y astí yera lo fascal de cenisas. Sabeba que tot ixo yera lo que quedaba de milenta personas. Chudeus, chitans, polacos, rusos... Totz revueltos en ixa masa gris que replegó las suyas glarimas. No adubiba a tener-se devantau. Cayió achenullau plorando. Tremolando d’a terror que se le pegaba en toda la suya piel. Unatro d’os companyers le aduyó. “A camín, hemos se continar rechistrando lo campo. Si quiers, ya voi yo debant. Queda-te lo zaguer”.

Lo heba recontau un ciento de vegadas. Por colechios y institutos. En la universidat, en radio, en televisión. Unatro companyer de Chicago, que teneba mas estudios que no ell, le heba convenciu pa que escribise las suyas memorias. Heba estau bien dificil, pero teneba a-saber-la paciencia con ell. Quan no podeba recontar mas scenas d’a suya estada en Europa, aturaban y prou. A l’atro día ya seguirían. Heba feito tot lo posible porque tot lo mundo, en lo suyo lugar d’Illinois fuese conscient d’o que heba pasau a l’atro canto de l’ociano.

Debant d’ell, en una manifestación por las carreras d’a suya chiqueta ciudat, chovens companyers d’os suyos nietos, vecins d’o barrio, feban lo saludo nazi. Beluns portiaban sinyals con la esvastica. Atros simbolos d’o Ku Klux Klan. Muitos d’ells, tatuaches. Se feban argüellosos, mesmo reivindicaban ixas cenisas que heba pisau en Austria. Escoltaus por la policía. Con lo permiso d’o gubierno. Heban ganau la guerra, pero ¿por quánto tiempo?. Talment nomás heba estau una treugua.


Iste relato fa parte de l'Inktober literario en aragonés de 2019. 

viernes, 11 de octubre de 2019

Dragón #Inktober 12

Quan m’enteré de que George R.R. Martin vendría t’o Salón d’o Comic de Barcelona, quasi me caigo de l’espanto. Yera la fan mas feliz d’o mundo. De camín ubrié la web de FICOMIC y me merqué la entrada. De vez, buscaba bell viache en tren que me permitise arribar-ie quantas horas antes por si bi heba bell problema. George R.R. Martin. ¿Tos esmachinatz? A la fin veyería a lo mio escritor favorito. L’autor de Canción de chelo y fuego. Lo tendría a tocar. Me podría firmar bell libro. Talment le podese fer plegar lo mio fanfic. Y prou que sí, le podría contar la mía teoría sobre la fin d’a saga. Como siempre, ell ni confirmaría ni desmentiría cosa, pero por lo suyo cenyo podría endevinar si heba acertau u no pas. ¡Conferencias d’ell, n’he vistas tantas! Quasi podría decir-te lo que ye pensando en cenar.

Ixe día me metié una camiseta de tirants, pa que quedase bien vistero lo tatuache que levo en lo huembro con lo sinyal d’a casa Targaryen. En una bolsa portiaba un d’os libros, lo mío fanfic, cinco boligrafos diferents por si no en teneba y un quadernet con las preguntas que quereba fer-le, en orden de prioridat por si no me’n deixaban fer guaires. Entró en la sala. ¡Qué cara mas simpatica teneba! "Thank you, thank you" repetiba entre que caminaba ent’o suyo posiento. Lo chefe de comunicación, cuento que ixe sería lo suyo cargo, nos recontó las normas. George charraría bells vinte minutos sobre los suyos futuros prochectos. Dimpués s’ubriría un chicot debat con un critico de televisión que heba designau FICOMIC y en acabar tendríanos la oportunidat de fer-le cinco preguntas. Nomás cinco preguntas. No firmaría libros, no replegaría fanfics, no se faría fotos. Nomás cinco preguntas.

Adios libro, adiós fanfic, adios los cinco boligrafos diferents. A fe que ixo estió una decisión d’os mainates de HBO. ¡Carnuces! No me quedaba que aconhortar-me con la pregunta. Con poder confirmar la mía teoría. Con que sabese que ixa choven en Barcelona yera la sola que heba endevinau la fin real. Mentalment fue repasando la prenuncia en anglés d’a pregunta. No quereba que me creyese una cazurra. Heba asistiu a bellas clases extra ixe mes pa amillorar la suya luenga. Lo critico de televisión acabó de preguntar fateras y nos tocó a lo publico. Devanté la man que quasi me feba mal lo brazo. Una, dos, tres, quatre preguntas. Y yo seguiba aguardando. Quereba que lo didos me creixesen. Me pingaba en lo posiento prebando de que se me veyese millor.

Lo chefe de comunicación me sinyaló. Baixé lo brazo. M’aclarié la gola y me diposé a charrar. Yera arribau lo mio momento. La gran pregunta. La mía teoría se pronunciaría en voz alta a la fin. “Perdone, yo querría saber…” empecipió a decir ixe inutil a lo mio canto. Me quedé chelada. ¡Me heban sinyalau a yo! Y ixe ababol seguiba charrando. “opino que Tyrion ye lo millor personache d’a serie y…”. ¿De verdat? ¿Se me colaba pa preguntar sobre la serie? Me feba cruces. Me miré ent’a mesa. A lo chefe de comunicación, a lo critico de televisión, a lo presentador, pero sobre tot, a George, les teneba igual que preguntase uno que atro. Totz feban cara de querer rematar antes con antes. Acabó la suya pregunta. Risas entre lo publico. Heba feito una chanza sobre putas y los caminants blancos. Tot muit orichinal. Unatro que por haber-se visto una serie quan ya heba esdeveniu mainstream se creyeba friki.

Thanks everybody. Hope to see you back next year!”. Saliemos d’a sala. Iba dezaga de “preguntitas”, como le acababa de baltizar. Fué ta la paradeta de DC Comics y mercó un d’os tebeos que yeran fendo-ne cinta en ixas envueltas. Una hora dimpués saliba d’a nau de FICOMIC. Caminó por carreras principals, bien iluminadas, dica ixa carrerota fosca y vueda. Astí sentiría la furia d’o dragón. La rasmia d’una autentica Targaryen. No quedó bien. No soi argüellosa. Pero tampoco no m’avergüenyo. Si hesetz sentiu la fatera que preguntó, vusatros hesetz feito lo mesmo. ¡Cal estar conscient d’a importancia d’as cosas!


Iste relato fa parte de l'Inktober literario en aragonés de 2019.