viernes, 17 de junio de 2016

O sexo. Historias d'un cole de mosens V

No sé guaire bien en qué momento d'a historia, a ilesia catolica prencipió a centrar buena parte d'o suyo mensache en decidir qué practicas sexuals yeran aprebadas por o sinyor de l'espacio y quals no. O caso ye que hue, un d'os alazetz d'o suyo mensache pende precisament en ixo, condenando a l'infierno a qualsiquier persona que esbarre una miquirrina d'o suyo modelo de familia. Un modelo que ya nian os supuestos catolicos cumplen. Tamién en bell momento historico belun decidió que yera normal, u mesmo bueno, que chent que en teoría no ha practicau nunca o sexo nos explicase a la resta como fer-lo. U millor dito, como no fer-lo.

Os mios primers impulsos sexuals, como los de tot lo mundo, prencipioron en a EChB. Afortunadament, a mia chirmana s'ocupó d'explicar-me bella coseta y mesmo recuerdo como me deixaba viyer a la Dra. Ochoa en aquell "Hablemos de sexo", lo más pareixiu que tenié a una verdadera educación sexual.

Ya he contau como en a catequesi esbrazada de Club Choven, nos explicoron que a homosexualidat yera una malotía. Que antimás, favoreixeba que s'ixemenase a SIDA. Ixa yera toda la información que teneba yo sobre o tema. Pero a primer lición sobre sexo, como de cutio en Coras, me plegó en forma de trucazo en o tozuelo. O cabo d'anyo de 1987 nos deixó a muitos ninos marcaus por as popas de Sabrina blincando d'a suya brusa, y trucando-nos en os uellos, l'esmo y os balons. Belun pilló una TeleIndiscreta u bella revista de l'estilo, an que regalaban un colgallo d'ixos que, seguntes como le de la luz, amuestra una imachen u atra. I saliba Sabrina y, si lo movebas, a popa tornaba a acucutar por aquella chaqueta de cuer. Os zagaletz andabanos alticamaus y pasandonos-lo a daria ta revivir aquel inte. Tant emocionau yera que no paré cuenta que por dezaga de yo veniba, silencioso como un gatet, o pai fulanico. O suyo punyo zarrau, con a falanche d'o cordial sobresalindo un poquet, cayendo sobre o mio tozuelo, me dispertó d'o suenyo pseudoerotico y me tornó t'a realidat d'os foscos corredors d'a escuela.

Prou que me furtoron o colgallo, deixando-nos a toda la clase sin esbastadera t'a resta d'o maitin. Dimpués me menazoron con os cient mil infiernos, charroron con mis pais, que tot aquello les ne bufaba prou y, como no, me tocó bell painuestro.

L'ausencia de zagalas en clase yera atro d'os feito con que conviviba. En ixos anyos d'experimentación y de descubrimiento d'os cuerpos, nos hebanos de fer o pre dillá d'aquellas aulas, ta conoixer o cuerpo femenino. Tot y que yo teneba bella amiga difuera d'o cole, as mullers me pareixeban tot un misterio que, en creixer, habiemos d'ir descubrindo en as revistas porno que furtabanos en a papelería. U en bell Jueves u Interviu que pillabanos de casa nuestra.

A masturbación yera, prou que sí, una practica vedada de tot. Pero en ixas edatz, muito miedo t'han de fer ta que deixes de sobatir-te-la terne que terne. Lo primer, como siempre, yera l'infierno. Chesús, o pai Policarpo (fundador de Coras), os anchels, os santos y quemisio quanta chent más, se nos miraban dende o ciel, invadindo a intimidat nuestra de cambras y escusaus. Como lo mio ateismo naixió quasi de vez que la mia sexualidat, aquello no m'importaba guaire. Cuento que os mosens lo sabeban, porque a lo mensache divino antimasturbatorio, l'adhibiban a menaza medica. No nos quedaríanos ciegos. Ixo no colaba. Pero sí que se nos fería micazas. Por cada palla que cayeba, s'acercaba l'inte de que o nuestro recient descubierto tocho de placer s'esboldregase, deixando-nos ta cutio sin entretenimiento.

A culpabilidat yera una mormor contina en que remataba con "a faina" y me deciba a yo mesmo que heba de tardar bell tiempo a fer-me-ne unatra, y asinas no se me cayería. Pero a la fin no m'adubiba y a ixa, le'n seguiba unatra en bien poco tiempo. A la fin, ya viyé que aquello aguantaba lo que calese y a culpabilidat fue china chana desapareixendo, pero me fació pasar muit malos ratos d'una forma de tot innesezaria.

A la fin, un diya, nos dicioron que nos tocaba A clase. Con mayuscula. A clase, porque no bi'n habría que una, d'educación sexual. Ya yeranos pavos de tot, y a escape prencipiemos a sonyar que nos meterían una porno, que viyerianos bien de carne femenina. Pero, lo menos yo, antimás de tot ixo, teneba dubdas. Prous. Quereba que me'n aclarisen beluna, que fesen una mica de luz en toda ixa foscor que yera la sexualidat.

Ixe diya yo andaba emocionau asperando que en ixa sesión de dos horas radidas, m'explicasen totz los mecanismos d'o mio cuerpo, de como funcionaba tot ixo que tanto goyo me feba, que confirmasen u desmentisen lo de que se te cayeba a micazas, que me decisen como iba tot lo que viyeba en Hutslers y Penthouses y que no adubiba a entender de tot,... Me'n feba d'alufras! Decepción ye decir poco. Amor, matrimonio, dios y poco más. Ni un radiu pene esquematico. Ni una imachen d'una natura que a la fin arrullase luz sobre o tema. Fillos, casorios, pecau. Ni cómo, ni por a on, ni quan, ni cosa. A belun, que ya iba t'a charrada quasi con a picha en a man, le fació ganchet en viyer ixe publireportache de la COPE.

D'aquella chornada, en salié con as mesmas dubdas, pero carranyau por a oportunidat perdida. Habié d'aguardar, como con tantas atras cosas, a la escuela publica, ta tener qualcosa pareixida a la educación sexual. Afortunadament a evolución nos ha dau firmes ferramientas ta ir descubrindo ixas cosas sin que nos calga guaires libros y quiero creyer que aprendo aprisa. Pero no totz tienen ixa suerte y, sobre tot, muitos creixioron sin datos u mesmo con datos erronios. Si as mias primers relacions yeran como yeran, no quiero nian pensar en atros que continoron confiando a suya educación sexual a lo cristianamen de Coras.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

https://1drv.ms/i/s!Aiqa7693p_priVjK4uE6BZxxT6O5

O mesmo tenebas belún como iste.

soi Fernando, escolano tuyo.
Espresions

Barrenau dijo...

Ueito. Uno por anyada!

Barrenau dijo...

Advertencia: No se publican comentarios offtopic